martes, 3 de marzo de 2015

Discipulado, aprendizaje y autoridad

Pastor Byron Sales Curiel


A manera de Intro...

El propósito del liderazgo es formarte bajo autoridad para que posteriormente tu seas puesto en autoridad.

Una de las razones del por qué no hay crecimiento y el liderazgo emergente no triunfa, se debe a la falta de reconocimiento y sometimiento a la autoridad.

Los líderes jóvenes tienen energía, nuevas ideas y muchas veces caen en el error y ven con desdén a los líderes principales, considerándolos “viejos” y “obsoletos” 

El asunto principal del discipulado es el aprendizaje.  Un discípulo es un aprendiz, que tiene que pasar su proceso.

Lucas 6:37-42 NVI  
»No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará. Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.» También les contó esta parábola: «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? El discípulo no está por encima de su maestro, pero todo el que haya completado su aprendizaje, a lo sumo llega al nivel de su maestro. »¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo y no le das importancia a la viga que tienes en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando tú mismo no te das cuenta de la viga en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano.


Estas son las lecciones de autoridad que da Jesús:

1. ...No juzguen y no les juzgarán .

Si eres discípulo y quieres trascender tienes que someterte a la autoridad.  Es grave error criticar, señalar, menospreciar y poner en tela de duda la autoridad, porque las que están por Dios fueron puestas, Romanos 13:1.   El centurión romano reconoció que estaba sobre autoridad y reconoció la autoridad de Jesús. Lucas 7:1-10


2. ...Un ciego no puede guiar a un ciego.

El estar bajo autoridad te faculta para accionar, te respalda y da cobertura.  Quien no se somete a autoridad está en oscuridad.  Es un peligro dejarse liderar por una persona que no rinde cuentas a nadie.


3.  Un discípulo no está por encima de su maestro.

La autoridad es cuestión de posición espiritual.  Jesús aquí habla de posición, no de producción, es decir frutos ni resultados o capacidades. 

Si eres maestro o líder de discípulos, este principio no te autoriza a menospreciar o ser un techo  para que tus discípulos no crezcan.  Tu responsabilidad como líder es seguir creciendo, porque el liderazgo es influencia y también es aspiración.


4. … Pero todo el que haya completado su aprendizaje, a lo sumo llega al nivel de su maestro.

No dejarás de ser discípulo hasta que completes tu proceso de aprendizaje… con la persona que tienes por maestro.

Hay personas que ya no pueden seguir creciendo porque tienen coberturas que le son un tope, ya no tienen que aprender más de él.  Tienen que ser cambiados de autoridad para seguir creciendo.


5. ...Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo y no le das importancia a la viga que tienes en el tuyo?

No pretendas corregir a tu autoridad, trabaja primero en corregir tus errores y limitaciones.  Qué hacer con los errores o fallas de tu autoridad o maestro?  Aprende!  Aprende a no repetir esos errores o imitar esas fallas.


En resumen...

Mateo 24:45-47  ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?  Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, lo halle haciendo así.  De cierto os digo que sobre todos sus bienes lo pondrá.

El propósito del liderazgo es acción:  Es alcanzar a las personas para establecer el Reino de Dios en sus vidas, hacerlas discípulas para que puedan hacer la misma tarea, a la vez que crece a la sombra de una autoridad.