martes, 24 de marzo de 2015

Aprendiendo a comprar sin dinero

Pastor Byron Sales Curiel


A manera de intro..
He conocido muchas personas que dicen “no me alcanza el dinero para cubrir el mes, pediré un aumento o buscaré otro empleo"

En varias ocasiones se han acercado a mí personas con muy buenos deseos, incluso interesantes ideas de negocios o empresas pero se auto justifican diciendo:  “no tengo el dinero” para emprender.

En el fondo, la enfermedad no es la falta de dinero, esto es tan sólo el síntoma.

Isaías 55:1-3
A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed.  Venid, comprad sin sin dinero y sin precio, vino y leche.  Por que gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacias?  Oíd atentamente, y comed del bien, y se deleitara vuestra alma con grosura.

El profeta Isaías da valiosas lecciones para comprar sin dinero.

1. Aprende a tener iniciativa
A todos los sedientos…

A quién Dios promete darles agua? 

A los que tienen sed
A los inconformes
A los que tienen expectativas en la vida
A los que quieren una mejor calidad de vida
A los que anhelan emprender un negocio o empresa
A los que ya se cansaron el dinero gobierne sus vidas 
A los que tienen sed de más.

Qué quieres que yo haga? , preguntó Jesús a Bartimeo… y aun hoy lo sigue haciendo.

Muchos confundidos o conformistas, piden a Dios “seguridad” en lugar de “libertad financiera”.  Sin embargo en el dinero y los negocios no hay nada seguro. De hecho, lo único seguro es el riesgo.  Si pides seguridad entonces vivirás dependiendo del dinero. Si anhelas la libertad financiera, carreras el riesgo pero no dependerás más de él, sino de Dios. 

O te conformas a comer maná en el desierto o te arriesgas en fe a conquistar la tierra prometida y vivir en libertad financiera.

Ahora bien, no basta con una buena idea, debes desarrollar un plan.  

Proverbios 16:1 RV95
Del hombre es hacer planes en el corazón; de Jehová es poner la respuesta...

Si quieres que Dios te tome en serio y te responda, no le presentes quejas… preséntale planes!

Haz cálculos y establece un presupuesto…

Lucas 14:28 NVI
Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre.  Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla?


2. Aprende a pedir
y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed...
No pida dinero, pida cosas… buenas cosas

Jesus enseña a no pedir dinero, sino a pedir cosas!

Mateo 7:7-11
7Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 9¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? 10¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? 11Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Pensar en dinero limita. Muchas personas por su mentalidad limitada, dejan de iniciar proyectos para el reino y su vida porque ven en el dinero que no tienen una imposibilidad.  Y al pensar que lo que les falta dinero, cometen el error en pedir dinero.

Por qué muchos no reciben? porque no piden y cuando piden piden mal.
Algunos con una falsa humildad o mentalidad pobre piden “cualquier cosa” o de “baja calidad”, y no reciben de Dios porque El solo sabe dar “buenas cosas”.

Por qué en las Bodas de Canaan, el agua convertida en vino por Jesús fue de excelente calidad? Porque Jesús no sabe hacer las cosas de otra forma, sino de excelente calidad.


3. Aprende a gastar y a invertir...
 Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan,y vuestro trabajo en lo que no sacias?

Hay una gran diferencia entre gasto e inversión.

Gasto:          Saca el dinero de tu bolsillo pero no regresa nada. (se pierde)
Inversión:      Saca el dinero de tu bolsillo, pero regresa a ti aumentado [con más dinero o plusvalía]

El problema de muchos no es lo que ganan, sino como gastan e invierten eso que ganan.  Una buena administración de los recursos, generará más recursos.

No hay problema con compres “lujos”, el problema surge cuando compras sin tener la capacidad de comprarlos.

Hebreos 13:5-6 RV95
Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora, pues él dijo: No te desampararé ni te dejaré.   Así podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que pueda hacer el hombre.


En resumen..  Enfócate
Por que gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacias?  Oíd atentamente, y comed del bien, y se deleitara vuestra alma con grosura.

El asunto financiero es cuestión de enfoque….

Enfoca tus recursos en aquello que produzca, no gastes, invierte.
Enfoca tu trabajo, energía y tiempo en actividades productivas…  estar ocupado y atareado no es lo mismo que ser productivo.
Enfócate en obedecer [ oír ] a Dios en todo lo que hagas, tenerlo siempre presente en tus negocios y economía, sabiendo que su bendición en la que enriquece y no añade tristeza con ella. Proverbios 10:22

Enfócate en la excelencia [ comed del bien ], Esfuérzate en dar algo “extra” en todo lo que haces.  Las personas que alcanzan la excelencia son aquellas que convierten las cosas ordinarias en extraordinarias.