domingo, 25 de enero de 2015

Reinventados: Extreme Make Over



A manera de intro...

Una de las grandes capacidades del ser humano, es su capacidad de reinventarse, es decir cambiar de look, de estrategia y estilo de vida.  La vida miserable y limitada tan solo es una opción.  Dios define nuestro destino eterno, pero somos nosotros los que edificamos nuestro destino aquí en la tierra.


Salmos 103:1-3 RV95
Bendice alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre.  Bendice, alma mía, a Jehová y no olvides ninguno de sus beneficios.  El es quien perdona todas tus maldades, el que sana todas tus dolencias, el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias, el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila.

Como podemos reinventarnos?

1.  Oblígate...  v. 1 Bendice alma mía a Jehová...

Se diligente y autodisciplinado.  Llega un momento en tu vida donde ya nadie te dirá nada de lo que tienes que hacer y tendrás que proceder como hizo el Rey David, que obligó a su alma a bendecir a Jehová.

Para cambiar los resultados de nuestra vida, es necesario que dejemos de hacer cosas que ahora hacemos y comencemos a hacer cosas aún no hacemos.  La diligencia y la autodisciplina juegan un papel determinante en este asunto.  

La disciplina es someterse a las reglas establecidas, y la autodisciplina es hacerlo sin que nadie te lo demande.  Las personas diligentes son aquellas que hacen cosas quieran o no hacerlas... y las hacen con excelencia.  

Muchas veces los autodisciplinados y diligentes serán señaladas de tontos o que están perdiendo su tiempo, pero este tipo de personas piensan que sus acciones los llevar;an a la grandeza.

Proverbios 21:5  RV95 
“Los planes del diligente ciertamente tienden a la abundancia” 


2. Toma lo mejor del pasado v.2 Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios...

El rey David nos enseña como poder aprovechar lo mejor del pasado para reinventarse y tener un mejor futuro. Hay 4 situaciones del pasado que David no quiere olvidar...

     Pecó, pero no se lamenta de sus pecados, sino recuerda que Dios fue quien lo               perdonó.

     Enfermó, pero no se queja de sus “achaques”  sino recuerda que Dios lo sano y lo seguirá haciendo.

     Fracasó, pero no se deprime por sus problemas, sino que recuerda que Dios fue quien lo sacó a flote del hoy en que se encontraba.

     Tuvo éxito, pero no se vanagloria, sino reconoce que fue quien Dios lo corono de favores y misericordias.

Nadie que pretende ir adelante puede hacerlo mirar hacia atrás tus fracasos… te vas a tropezar.

Proverbios 4:25 RV95 Que tus ojos miren lo recto y que párpados se abran a lo que tienes delante. 

Una meta alcanzada no es meta. Nadie que pretende alcanzar una nueva meta, seguir viviendo de su éxitos pasados… porque te conformar

Filipenses 3:13 RV95 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo alcanzado; pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que esta adelante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesus”  


3. Reinvéntate con tus palabras... v. 5 El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila.

Paradójicamente el cambio en nuestra vida no comienza con una acción sino en el cambio de manera de pensar y hablar.

En nuestra boca esta el poder de la vida y la muerte… La reingenieria de nuestra vida empieza con palabras de fe que diseñan un futuro deseado.

Pero no se trata solo de pensamiento positivos o confesar por confesar… Dios debe saciar de bien nuestra boca con Sus Palabras... Se trata de que tus palabras estén en sintonía con la Palabra de Dios.

Salmos 116:10 Creí por lo cual hablé, estando afligido en gran manera.


En resumen...

Isaías‬ ‭43‬:‭18-21‬ NVI «Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados. Me honran los animales salvajes, los chacales y los avestruces; yo hago brotar agua en el desierto, ríos en lugares desolados, para dar de beber a mi pueblo escogido, al pueblo que formé para mí mismo, para que proclame mi alabanza.

El cambio en tu vida obedece a un cambio en el panorama espiritual que Dios está planificando y llevando a cabo.  Alégrate porque eres parte del plan maestro de El.