lunes, 28 de julio de 2014

Infidelidad sutil


Ps. Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría

El timón es el mecanismo que un automóvil que se encuentra en marcha, necesita para ser dirigido a tal o cual dirección.  En una autopista, un vehículo no necesita de giros bruscos para cambiar de rumbo, basta con  ¨pequeños¨ y sutiles giros en el timón para que luego de un tiempo, el vehículo se encuentre en otro carril o al extremo de la autopista.

¨La mujer infiel engaña con palabras suaves y dulces, que al fin de cuentas resultan más amargas que la hiel y más peligrosas que una espada.  Quien se enreda con ella, va derecho a la tumba¨.  Proverbios 5:3 TLA

Regularmente, la infidelidad comienza con sutiles y pequeños giros en el timón de nuestras relaciones conyugales... ¨todo empezó con un saludo¨, ¨lo (a) conocí en Facebook¨, son excusas que revelan esta verdad.

La infidelidad es engaño porque ofrece con ¨palabras suaves y dulces¨ lo que aparentemente no encuentras en casa, pero a un precio alto y con consecuencias terribles; de tal manera que terminas comprando al precio de una joya lo que es realidad es una ¨fantasía barata¨.

La persona infiel es egoísta, porque solo piensa en sí misma, en su placer y no en su familia, ni en el daño directo a su cónyuge y sus hijos.

Estás a tiempo para cambiar y enmendar el camino de tu vida y matrimonio, permite que Dios maneje tu timón, porque hay muchas cosas que Dios no aprueba y la infidelidad es una de ellas:

¨Claman: ¿Por qué  el Señor no acepta mi adoración?.  Les diré por qué!  Porque el Señor fue testigo de los votos que tu y tu esposa hicieron cuando eran jóvenes.  Pero tú le has sido infiel, aunque ella siguió siendo tu compañera fiel, la esposa con la que hiciste tus votos matrimoniales¨ Malaquías 2:14 NTV
Leer más...