martes, 25 de marzo de 2014

La locura de ser feliz :D

Pastor Byron Sales Curiel


Filipenses 4:4-7 NVI
"Alégrense siempre en el Señor.  Insisto: Alégrense!.  Que su amabilidad sea evidente a todos.  El Señor está cerca.  No se inquieten por nada; mas bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús".


A manera de Intro...

La carta a los Filipenses que escribió el apóstol Pablo, algunos teólogos por su contenido la califican como la carta del gozo o la felicidad, pero lo que pocos conocen es que ésta fue escrita desde la cárcel.  Sí, solo un completo loco puede aconsejar ser feliz estando preso.

Algo sumamente contagioso más que cualquier enfermedad es la risa.  Con solo una sonrisa podemos cambiar la percepción de todo lo que nos rodea.

De qué depende la felicidad?

Descarga el estudio haciendo clic [aquí] o si prefieres continúa leyendo...

La felicidad no es ausencia de problemas

"Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho, porque ustedes saben que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse.  Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada".  Santiago 1:2-3 NTV

Muchas personas condicionan su felicidad a la ausencia de problemas, de tal manera que cuando éstos vienen a sus vidas se "desinflan", es decir se ponen tristes, deprimidos, enojados y desperdician su tiempo en lamentarse por la situación que están viviendo.

La felicidad es cuestión de perspectiva.  El libro de Santiago aconseja que seamos felices a pesar de los problemas, porque los problemas "ponen a prueba nuestra fe y nos dan la oportunidad para desarrollarnos y crecer".

El proceso de la vida nos llevará a vivir momento no gratos, momentos de adversidad, temores, tristezas y fracasos, pero es el balance de la vida, de eso habla el libro de Eclesiastés capítulo 3.

Las victorias de ayer te preparan para tus batallas del mañana.  El enfrentar y vencer problemas nos perfecciona y nos hace ser completos.


La felicidad no está en poseer todas las cosas

"Aunque las higueras no florezcan y no haya uvas en las vides, aunque se pierda la cosecha de oliva y los campos y los campos queden vacíos y no den fruto, aunque los rebaños mueran en los campos y los establos estén vacíos, Aún así me alegraré en el Señor!  Me gozaré en el Dios de mi Salvación! El   Señor Soberano es mi fuerza! Él me da pie firme como al venado, capaz de pisar sobre las alturas".  Habacuc 3:17-19 NTV

Tal vez pienses "Cómo puedo ser feliz cuando me faltan muchas cosas?".  Equivocadamente consideres que las personas más felices son las que poseen mucha riqueza, pero eso no es siempre así.

La felicidad no está en la cantidad de dinero ni en las cosas que se poseen: ropa y zapatos de marca reconocida, casa propia, vehículo, un buen teléfono celular, etc.  Cuando te comparas con otras personas en las cosas que poseen y tu no, puede llevarte a la envidia, enojo, frustración e infelicidad.

El profeta Habacuc dice que aunque nos falte todo,  a pesar de ello puedes ser feliz cuando estás consiente que tienes lo más valioso en este mundo:  la salvación de Dios, y cuando lo tienes a Él lo tienes todo!.

No te apresures, todo tiene su tiempo, Dios está interesado primero en darte lo espiritual y luego lo material. No te preocupes que la situación que estás viviendo, no es el lugar donde Dios te quiere... tienen preparado para ti "las alturas".


La felicidad es una decisión  

"Alégrense siempre en el Señor.  Insisto: Alégrense!.  Que su amabilidad sea evidente a todos.  El Señor está cerca".  Filipenses 4:4-5 NVI

Las personas que son felices rozan la locura, pues son felices a pesar que tienen problemas así como todos, y no poseen todo el dinero del mundo, al contrario tienen muchas carencias.  Las personas más felices son las que han decidido ser felices.  Sí, son felices sin importar las circunstancias que están viviendo y las cosas que posean.

La felicidad no es una emoción sino una decisión.  Tu decides qué actitud tomas ante lo que la vida te presenta, como dice un proverbio popular "a mal tiempo, buena cara".  El apóstol Pablo dio este consejo desde la cárcel, su problema era serio, fue privado de la libertad y sin las comodidades de un hotel 5 estrellas, pero decidió ser feliz.

No sugiero que te rías por todo lo malo que te suceda, sino que mantengas la alegría y el gozo cualquiera que sea tu situación y condición, consiente que Dios y Su gozo son tu fortaleza.

El apóstol Pablo también revela que cuando eres feliz y amable, evidencias a los demás que Dios está cerca, porque lo pueden ver reflejado en ti: Alégrense siempre en el Señor.  Insisto: Alégrense!.  Que su amabilidad sea evidente a todos.  El Señor está cerca".


En resumen...

No condiciones tu felicidad hasta que las circunstancias de tu vida estén perfectas, hasta poseer cosas o lograr algún objetivo, decide ser feliz ahora!.  Si condicionas tu felicidad, tu vida será infeliz mientras no alcances aquello que esperas.

Cuando las cosas no salgan como esperabas o no poseas lo que quieres, sonríe, se feliz y confía en Dios porque... Él tiene el control de todo!.


Descarga el estudio 
Leer más...