jueves, 5 de junio de 2014

Legado de compasión y bondad

Ps. Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría


Conmovido por la miseria en que se encontraban muchos huérfanos al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el austríaco Hermann Gmeiner construyó la primera Aldea Infantil SOS del mundo.  En el 2013 la fundación cumplió su 63o. aniversario teniendo presencia en 132 países, teniendo como finalidad el cuidado de niños huérfanos o con padres que no pueden hacerse cargo de ellos.

Si tienes para hacer el bien, no te rehúses a hacérselo a quien lo necesita; no digas tu prójimo: "vete, vuelve de nuevo mañana te daré", cuando tengas que darle.  Proverbios 3:27-28 RV95

La compasión... ver la multitudes hambrientas, activó la bondad de Jesús para realizar uno de los milagros extraordinarios: la multiplicación de unos "pocos" panes y peces, para alimentar una multitud de cuatro mil personas una vez, y otra cinco mil [solo contando hombres].

Una persona compasiva y bondadosa en la postguerra bastó para cambiar la vida de ciento de miles de vidas de niños y dejar un legado para la humanidad.  Un acto de compasión y bondad puede marcar la diferencia.

Muchas veces no ayudamos pensando en lo "poco" que podemos dar o hacer, pero eso "poco" puede hacer mucho al transformar una vida.

El gran enemigo de la bondad no es la maldad, sino la indiferencia.