lunes, 26 de mayo de 2014

Sudando calenturas ajenas

Ps. Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría


Soy de esas personas que no les gusta pelear con nadie.  Aprendí la lección de no pelear a los 9 años cursando 3o. primaria jugando fútbol en el período de recreo,  se suscitó una disputa del balón y en una jugada fortuita uno de ellos terminó en el suelo y ese niño era mi amigo, los dos se enojaron y tomé la iniciativa de ir a defenderlo y reclamar la falta... mala idea, porque el otro que también estaba enojado me retó a los puñetazos y salí mal librado, el resto es historia.

Meterse en pleitos ajenos es como agarrar a un perro por las orejas 26:17 NTV

Meterse en pleitos ajenos trae daños colaterales, es como "agarrar a un perro por las orejas" porque terminarás mordido.  Cómo me decía mamá: "No sudes calenturas ajenas metiéndote en pleitos ajenos.

Costo/beneficio, es una herramienta de evaluación de proyectos financieros.  Qué beneficio voy a obtener y a qué costo? Un proyectos es viable cuando el beneficio es mayor que el costo que lo genera.

El rey David previo enfrentarse al gigante Goliat preguntó "Qué recompensa le darán al que mate a este gigante?"  y le respondieron "la hija del rey y la exoneración de impuestos de su familia de por vida".

El sabio escoge bien sus peleas y no "suda calenturas ajenas".