lunes, 12 de mayo de 2014

Invencible e inalterable

Pastor Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría

El diamante es una de las joyas más preciosas y valiosas que tiene su origen en un mineral no tan precioso: el carbono.  Coincidentemente el nombre diamante provienen del griego antiguo que significa invencible o inalterable. 

Para aprender, hay que amar la disciplina; es tonto despreciar la corrección.  El Señor aprueba a los que son buenos... Proverbios 12:1-2 NTV

Para lograr esta magnífica joya se necesitan condiciones de presión y temperaturas extremas existentes a profundidades de 140 kms. a 190 kms. en el manto terrestre.  El carbono sometido a este proceso se convierte en un diamante que sale a la superficie a través de erupciones volcánicas profundas.

Todos somos carbonos, somos unos diamantes en potencia.  En nuestra naturaleza hay algo invencible e inalterable que necesita someterse a condiciones de presión; y es allí donde la disciplina y corrección hace el trabajo.

Si amas la disciplina y no menosprecias la corrección, más temprano que tarde saldrá a la superficie lo mejor de ti.  Tu mejor versión aún no ha sido expuesta!  Tu mejor logro está por conseguirse!  Tu mejor idea está aún por pensarse!  Tu mejor discurso es el que aún no se ha pronunciado!  Tu mejor canción es la que aún no has escrito y cantado!.

Aunque todo carbono puede ser diamante, no todo carbono se convierte en uno de ellos, solo los que logran la perfección.  De la misma manera, al final del proceso Dios se reserva el derecho de aprobar y escoger a los que son buenos!