viernes, 2 de mayo de 2014

Apasionados!

Pastor Byron Sales Curiel
Para OpenMind


2a. Timoteo 1:6-9 NVI
Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.  Así que no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que por su causa soy prisionero.  Al contrario tu también, con el poder de Dios, debes soportar sufrimientos por el evangelio.  Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propia obras, sino por su propia determinación y gracia.  Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo. 


A manera de Intro...

La palabra pasión regularmente la relacionan con sentimientos de afecto o determinación para hacer o lograr algo.  Paradójicamente significa "sufrir" o "sentir sufrimiento" [latín patior], el vocablo implica un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto.

Más allá de una simple emoción, cuáles son las causas genuinas que mantienen apasionadas a las personas?  Evaluando mi caminar y servicio a Dios, te dos 3 causas que me mantienen apasionado y me ayudan a soportar el sufrimiento que ello conlleva

Descarga el estudio haciendo clic [aquí] o si prefieres continúa leyendo...


Ama a Alguien que  conquiste tu corazón 

v. 6 Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste...

La pasión nace de una relación.  Nace de la relación con Dios, con trato personalizado con Él.  No nace de un sentimiento, sino de una convicción.  Difícilmente puedes esperar algo de Dios si no lo conoces.

Proverbios 23:26 NTV
Oh, hijo mío, dame tu corazón; que tus ojos se deleiten en seguir mis caminos. 

Grandes hombres de la Biblia no fueron personas apasionadas hasta que conocieron plenamente a Dios, por ejemplo:
Abraham lo dejó todo para ir en pos de una promesa,  Jacob hizo un pacto en medio del desierto,  José se negó a que sus huesos se quedaran en Egipto,  Moisés estando "jubilado" se convirtió en el libertador de la nación de Israel,  Josué quien con toda convicción comandó la conquista de la tierra prometida.

El pecado y el temor rompen la relación con Dios.  La paga del pecado es muerte, muerte espiritual.  El temor corta lo único que te une a Dios, la fe.

Los apasionados responden a un diseño:
v. 7 Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.  

Ese diseño fue decretado antes que nacieras:
v. 9 Pues Dios nos salvo y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia.  Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo.

Cuando estás enamorado por Dios, vives apasionado sin que te condicione o moleste lo que otros hagan o dejen de hacer.


Esfuérzate por una Causa  que te rompa la razón 

v. 8 Así que no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que por su causa soy prisionero.  Al contrario tu también, con el poder de Dios, debes soportar sufrimientos por el evangelio.   

La pasión por Dios no está completa, si no te apasiona Su causa.  Tener pasión por Su causa, es decir por el evangelio, implica dar testimonio!  Cuando tenemos una causa que nos apasiona no podemos quedarnos callados e inactivos, hay una fuerza que nos impulsa a decir y hacer cosas que van contra la razón!

Si tenemos la convicción de testificar tendremos la disposición a sufrir... Testigo viene de la misma raíz etimológica de mártir.  Muchas veces no seremos comprendidos, pero nuestro testimonio temprano que tarde dará fruto.

Contrariamente a lo que se piensa, un buen testimonio no es aquel que viene como resultado de una vida pasada de pecado impresionante, sino de una vida presente de fe.

Hebreos 11:1-2 RV95
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.  Por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. 

La emoción se esfuma cuando se demanda sacrificio, solo la pasión te hace estar dispuesto a morir por una causa, como la Pasión de Cristo.

Ten cuidado! Que tu pasión por la causa desplace o apague tu pasión por Dios.  El libro de Apocalipsis le llama perder el primer amor.

Apocalipsis 2:2-5 NVI
Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia.  Sé que no puedes soportar a los malvados, y  que has puesta a prueba a los que dicen ser apóstoles pero no lo son; y has descubierto que son falsos.  Has perseverado y sufrido por mi nombre sin desanimarte.  Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor.  Recuerda de dónde has caído!  Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio.  Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelero.


  • Dios conoce tus obras.  No te desanimes si no recibes reconocimiento humano por lo que haces por Dios, lo importante es que Él lo sabe.
  • Has caído de una dimensión espiritual a una dimensión sensorial. Dejar el primer amor implica caer de una dimensión espiritual y caminar en una meramente natural y sensorial.  Pedir que Dios te hable y dirija desde una plano natural o sensorial (te hable audiblemente o través de otra persona y te muestre señales) es humillar a Dios: Filipenses 2:5-11. El primer amor implica elevarse a la dimensión en que se conduce Dios, la dimisión espiritual y sobrenatural.
  • Practica las obras que hacías la principio. Retomar el primer amor en Dios conlleva volver a practicar las obras que hacíamos al principio... tener tiempos de intimidad que garanticen un fortalecimiento de nuestra relación con Dios.

Tienes a Alguien que conquistó tu corazón? Tienes una Causa que te rompa la razón?, ahora necesitas algo más...



Espera algo que te llene de emoción 

Hebreos 12:1-3 NVI
Por lo tanto, también nosotros que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.  Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionado de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreció la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios.  Así pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.

Las personas apasionadas tienen como denominador común que esperan algo en la vida.  Tienen una mentalidad ganadora y de conquista, están dispuestas a sufrir algo en el presente a cambio de una satisfacción o resultado en el futuro.

No solo los apasiona la causa en sí, sino los resultados que ésta les traerá.

Jesús soporto la humillación y el dolor de la cruz, porque le fue puesto un gozo delante de Él.  Qué gozo fue puesto delante de Jesús:

  • El gozo de verte salvo.
  • El gozo de verte en su Reino.
  • El gozo de darte vida plena.
  • El gozo de verte sano.
  • El gozo de verte próspero.
  • El gozo de verte feliz.
  • El gozo de verte libre.
  • El gozo de darte justicia.
  • El gozo de ver a tus generaciones benditas.
Muéstrame alguien de fe y te mostraré a alguien que espera algo.  La fe te convence a esperar que algo se manifieste en el plano natural:


Hebreos 11:1-2 RV95
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera...

Amar a Dios y esforzarse en Su causa te lleva inevitablemente a esperar algo:

Juan 15:7-9
Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.  Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.  Así como el Padre me ha amado a mí, también yo les he amado a ustedes.  Permanezcan en mi amor.

"pidan lo que quieran" está en el contexto de pedir con el ánimo de llevar fruto y así glorificar al Padre y sólo de esta manera demostraremos que somos discípulos de Jesús.


En resumen... 

Para los demás, los apasionados viven una locura porque aman, se esfuerzan y esperan por encima de la razón.  Al apasionado nadie lo obliga a nada, más que el amor de Cristo.

2a. Corintios 5:13-14 NVI
Si estamos locos, es por Dios, y si estamos cuerdos, es por ustedes.  El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron.  Y Él murió por todos, para aquellos que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado.