martes, 5 de noviembre de 2013

Caminos torcidos


Pastor Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría – 05 Noviembre 2013

“Los labios de una mujer inmoral son tal dulces como la miel… pero al final ella resulta ser tan amarga como el veneno… Sus pies descienden a la muerte, sus pasos conducen derecho a la tumba. Pues ella no le interesa en absoluto el camino de la vida.  Va tambaleándose por un sendero torcido y no se da cuenta”.  Proverbios 5:3-6 NTV

Se cree que los primeros caminos fueron creados a partir del paso de animales.  Una de las grandes impulsoras de la evolución vial fue la civilización romana, dejando hasta hoy [aún en buenas condiciones] una vasta red de carreteras.  De allí el dicho popular “todos los caminos llevan a Roma”.  Sin embargo, en la vida no es así.

El profeta Jeremías hace una advertencia para hacer un “Stop” en nuestro caminar para evaluar nuestro alrededor y preguntemos por un “camino antiguo” el “camino justo” y que andemos por él, porque sólo de esta manera encontraremos descanso para el alma.  [Jeremías 6:16]

“Esto dice le Señor: -Deténganse en el cruce y miren a su alrededor; pregunten por el camino antiguo, el camino justo, y anden en él.  Vayan por esa senda y encontrarán descanso para el alma-. Pero ustedes responden: -No, ese no es el camino que queremos!-”.  Jeremías 6:16 NVI

Los caminos significan el caminar en la vida a través de acciones, actitudes y decisiones, las cuales están a los ojos de Dios.

Qué camino has tomado hasta ahora?  Crees que has sido el camino correcto?  Será que iniciaste bien pero te desviaste?

Detente! Haz un alto en tu camino y evalúa lo que ahora vives y hacia donde vas. Es lo que realmente quieres? Haz tomado el camino correcto para llegar a donde quieres llegar?

El camino correcto se llama Jesús [Juan 14:6].  Él no es solo otra opción, es la única opción que tienes para una vida con propósito aquí en la tierra.

“Mira hacia lo que tienes adelante y fija los ojos en lo que está frente a ti.  Traza un sendero recto para tus pies; permanece en el camino seguro.  No te desvíes, evita que tus pies sigan el mal”.  Proverbios 4:25-27 NVI