jueves, 21 de noviembre de 2013

Ayudar para ser ayudados

Pastor Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría – 21 noviembre 2013

“Los que tapan sus oídos al clamor del pobre, tampoco recibirán ayuda cuando pasen necesidad” Proverbios 21:13 NTV

Los mandatos que Dios ha establecido llevan intrínsecos sus propias bendiciones al ser obedecidos.  El ser generosos con el pobre y necesitado es uno de ellos:

“Si hubiera un pobre entre tus hermanos es una de tus ciudades de al tierra que el Señor te da, no serás egoísta y no te negarás a ayudarle.  Serás generoso con él y le prestarás lo que necesita. […]  Deberás ser generoso con él, y tu actitud deberá se amistosa cuando lo ayudes, porque por este acto el Señor tu Dios te bendecirá en todo tu trabajo y en lo que hagas.  Siempre habrá gente pobre en la tierra, así que te ordeno:  Sé generoso con tus hermanos, los pobre y necesitados de tu tierra”  Deuteronomio 15:7-10 DPT

Todos somos necesitados, aún el más adinerado de este mundo de alguna u otra forma, tarde o temprano necesitará algo o de alguien.

Es más fácil ayudar al pobre y necesitado cuando vemos a Jesús reflejado en ellos.  Cómo pues, no recompensará lo que a Él mismo se le hace?

“Pues tuve hambre y me alimentaron… Entonces esas personas justas responderán: Señor, en qué momento te vimos con hambre y te alimentamos?... Les digo la verdad, cuando hicieron alguna de estas cosas al más insignificante de estos, mis hermanos, me lo hicieron a mí! [Jesús]” Mateo 25:35

Muchos justifican su falta de generosidad para los pobres argumentando su propia necesidad y carencias, pero el problema de fondo es su manera egoísta de pensar.

“Afortunados los que ayudan al pobre a salir adelante, porque cuando estén en peligro, el Señor los salvará” Salmos 41:1 PDT