miércoles, 23 de octubre de 2013

Amor y Disciplina


Pastor Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría – 23 octubre 2013

“No dejes de disciplinar a tus hijos; no morirán si les das unos buenos azotes.  La disciplina física bien puede salvarlos de la muerte”. Proverbios 23:13-14 NTV

Cuando John Wooden llegó en 1963 a la UCLA, el equipo de baloncesto había terminado la temporada perdiendo 12 de 13.  Cuando Wooden se retiró en 1975, había sido el entrenador del equipo de baloncesto de la UCLA en ganar en 10 campeonatos nacionales durante 12 años, un record imposible de alcanzar por ningún otro entrenador.

Roland G. Tharp y Ronald Gallimore , psicólogos investigadores, estudiaron en detalle los métodos del entrenador Wooden durante la temporada 1974-1975.  Los estudios revelaron que los refuerzos sociales totalmente positivos, verbales y no verbales constituían el 7% y las aseveraciones negativas eran un total del 14.6% del proceso.  Wooden regañaba y disciplinaba dos veces más de lo que recompensaba.  Los investigadores llamaron a su método “regaño/instrucción”.  Wooden decía lo siguiente: “No lo hagas así, hazlo de esta manera” y él mismo demostraba como hacerlo.  Wooden nunca fue un verdugo, pero sus correcciones eran más efectivas.

La disciplina es para corregir lo que se ha enseñado. Cuando se castiga sin amor y sin enseñanza previa es crueldad.  Asimismo, amar sin corrección es indolencia e irresponsabilidad.

La disciplina mantiene el orden e impulsa el crecimiento. El amor no castiga, sino corrige.

“Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido.  Proverbios 3:12 NVI