miércoles, 11 de septiembre de 2013

Orgullo y deshonra


Pastor Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría - 11 Septiembre 2013

El orgullo lleva a la deshonra, pero con la humildad viene la sabiduría.  Proverbios 11:3 NTV


Max Lucado, pastor y exitoso escritor de libros cristianos, en su libro Enfrente a sus Gigantes, en el capítulo Aires de Altivez, escribe:
“Nunca más alto, ni nunca más débil.  David se para en el punto más alto de su vida en la parte más alta de su reinado, en la parte más alta de la ciudad, en el balcón mirando Jerusalén.

Sus ojos se posan en una mujer cuando se baña. Entonces pregunta sobre ella, y un sirviente retorna con la información <<se trata de Betsabé, que es hija de Elián y esposa de Urías el hitita>>  2ª. Samuel 11:3

Las probabilidades están, David conocía a Urías. El sirviente espera con habilidad disuadir al rey.  Pero David elude la indirecta.  El siguiente versículo lo describe: <<Entonces David ordenó que la llevaran a su presencia, y cuando Betsabé llegó, él se acostó con ella>> (v.4)

La historia de David y Betsabé es más de poder que de deseo.  Es la historia de un hombre que se elevó muy alto por su propio bien.  Un hombre que necesitaba escuchar estas palabras: << baja antes de que te caigas>>.

Al orgullo le sigue la destrucción; a la altanería, el fracaso. Proverbios 16:18.

Por eso Dios odia la arrogancia.  Odia ver a sus hijos caer.  Odia ver a sus Davids seduciendo y a sus Betsabés victimizadas.  Dios odia lo que el orgullo hace con sus hijos.  No le disgusta la arrogancia, la odia.”

Solo hay dos formas de bajar de las alturas que nos eleva el éxito y la posición: la humillación o la humildad.  Sin embargo, contrario a la humillación, la humildad te permite seguir teniendo el respeto de los demás y tu posición.