lunes, 30 de septiembre de 2013

Estabilidad vrs. Libertad Financiera


Pastor Byron Sales Curiel
Dosis de Sabiduría – 30 septiembre 2013

“Oh Dios, te ruego dos favores; concédemelos antes de que muera.  Primero, ayúdame a no mentir jamás.  Segundo, no me des pobreza ni riqueza! Dame solo lo suficiente para satisfacer mis necesidades” Proverbios 30:7-8 NTV

Uno de mis hobbies que más disfruto es el ciclismo de montaña. En cierta ocasión decidí cambiar los pedales convencionales de mi bicicleta por pedalines que enganchan zapatos especiales.  Recuerdo que el primer día que los usé, como no tenía práctica para soltarme, dejé de pedalear y me caí al no poder bajar el pie.  La verdad es que me dolió más el orgullo que el mismo golpe.

No siempre nuestras peticiones de oración aún con las mejores intenciones, están en sintonía con los propósitos de Dios…

“no me des pobreza ni riqueza, pues si me hago rico, podría negarte... Y si soy demasiado pobre, podría robar y así ofender el santo nombre de Dios".  Proverbios 30:8-9 

La estabilidad financiera implica llegar a un punto y no moverse de allí, pero al igual que manejar bicicleta, quien no sigue pedaleando termina cayéndose.

La libertad financiera, te lleva a seguir avanzando en la vida, prosperando en las áreas sin depender del dinero, sino de un Dios proveedor.

Quien aspira a tener estabilidad financiera posee un pensamiento limitado y escaso: “lo suficiente para satisfacer mis necesidades”.  Por lo contrario, la libertad financiera te da abundancia para tener lo suficiente y emprender proyectos para ser de bendición para otros.

“Dios puede darles a ustedes con abundancia toda clase de bendiciones, para que tengan siempre todo lo necesario y además les sobre para ayudar en toda clase de buenas obras”.  2ª. Corintios 9:8 DHH