lunes, 8 de abril de 2013

Oremos hasta que el cielo baje!


Bill Jhonson - Capítulo 5 Libro: Cuando el Cielo invade la Tierra

Si quieres algo de Dios, tendrás que orar hasta entrar en el cielo.  Allí está todo.  Si vives en el ámbito terrenal y esperas recibir algo de Dios, nunca recibirás nada.  Albert Hibbert.

La iglesia ha sido negligente en una cosa: no ha orado para que el poder de Dios salga del cielo.  Jhon G. Lake.

El modelo de Jesús [en la oración] revela las únicas dos verdaderas prioridades de la oración:  Primero, intimidad con Dios, expresa en la adoración "Santificado sea tu nombre".  Segundo, trae su Reino a la Tierra, estableciendo su dominio sobre las necesidades de la humanidad: "venga tu reino".

Mientras nos preparamos para estudiar esta oración, quisiera destacar una idea más que nos ayudará a comprender mejor el propósito de otro mundo.  Este mundo es el terreno que nos ha sido asignado, no nuestro hogar.  Nuestro propósito es eterno.  Los recursos necesarios para completar la tarea son ilimitados.  Las únicas limitaciones se encuentran en nuestra cabeza.

Para leer el tema completo, descárgalo... 

Para ver otros temas relacionados visita: Desafíos [haz clic]