viernes, 24 de agosto de 2012

Big Brother... y mi relación con Dios


Ps. Byron Sales Curiel

El ser cristiano, va más allá de tener una religión, sino de tener una relación, una relación con Dios a través de Jesucristo.  Existe una diversidad de ideas y experiencias de personas, que denotan no tener bien defino el tipo de relación que tienen con Dios.

He aquí algunos tipos de relaciones con Dios.




De conocido

Una persona conocida es aquella que, aunque conocemos no existe entre nosotros esa confianza para acercarnos y tener una plática de importancia y confidencialidad.  Un conocido es un vecino, un compañero de otro grado en el colegio, escuela o trabajo, un familiar lejano, una persona que veo ocasionalmente en a Iglesia o en el parque.

Hasta ahora solo había oído de ti, por ahora te he visto con mis propios ojos.  Job 42:5 NTV


De Jefe

Servicios a Dios porque estamos agradecidos por todo lo que hizo, hace y hará por nosotros.

Ustedes son libres porque son servidores de Dios.  Pero no crean que por ser libres pueden hacer lo malo.  1a. Pedro 2:16 TLA

La palabra "siervo"es sinónimo de servir.  Nuestra vida entera de alguna u otra forma debería estar al servicio de Dios, pero si analizas, el siervo recibe todo lo necesario para realizar su tarea, como unción, gracia, poder, pero... casi nunca los secretos profundos de la intimidad con Dios.

Ahora bien, no tiene nada de malo mantener una relación de Dios como Jefe, que el quiere manifestarse más que eso.

De Amigo

Un amigo es otro "rollo".  A veces tenemos más relación y confianza con un amigo que con un hermano de carne y sangre.  Un amigo es aquel en el que puedes confiar incondicionalmente y sabes que puedes contar con él.

La Biblia por ejemplo dice de Abraham, que por su fe y relación, lo conocieron como su amigo.

"... Abraham le creyó a Dios, y Dios lo consideró justo debido a su fe.  Incluso lo llamaron -amigo de Dios-". Santiago 2:23

A los amigos les contamos algunas confidencias, sin embargo, de un tiempo cada quien se va para su casa y no hay comunicación hasta que planifican volverse a encontrar o llamarse.

Los que son amigos de Dios y le aman como amigo, se ven de vez en cuando en oración y si hay una fuerte necesidad entonces platican más.  El Señor suele darles siempre palabras de aliento, promesa pero no le revela sus secretos más íntimos.   El asunto aquí es que Dios quiere ser más que un amigo para ti, quiere ser tu papá.

De Papá

Una cosa es tener un amigo y otra tener un papá, un buen papá.  Porque al contrario de los amigos, siempre llegamos o regresamos a casa y encontramos a papá.

El samo 27:10 nos revela que a pesar de no tener nuestro padres terrenales, Dios quiere estar cerca para suplir ese vacío y cuidad de nosotros.

Aunque mi padre y mi madre me abandonen el Señor me mantendrá cerca.  Salmos 27:10 NTV

El ver a Dios como papá es muy difícil para algunos, por la mala experiencia que han tenido con su propio papá, que en vez de recibir de él amor, cuidado, buenos consejos y toda clase de cosas buenas, lo que han recibido son maltratos, falta de afecto, indiferencia o en el peor de los casos nunca conocieron quién era su papá.

Cuando tenemos una relación de hijos con Dios, estamos seguros en todos los aspectos de la vida, salud, provisión y bendición.

Pero, como nos convertimos en hijos de Dios?  La Biblia es clara en ese asunto, y es a través de creer y confesar a Jesús como salvador de nuestra vida.  De esta manera Jesús se convierte en nuestro hermano y amigo, nuestro Big Brother.

Vino [Jesús] a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron; pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.  Ellos nacen de nuevo... por medio de un nacimiento que proviene de Dios.  Juan 1:11-13 NTV

En resumen...

La relación con Dios es través de Jesús ... Nadie va al Padre sino es por mí. (Juan 14:6).  Pero la relación la quiere tener más allá, es decir una relación de intimidad con Dios y su Espíritu Santo.

El quiere entregarte regalos que nadie más a poder darte, quiere dar a conocer cosas que a ningún otro ha revelado, naciste para ser un hijo de Dios, un ungido de Él y hasta que no lo entiendas vas a vivir confundido y llevarás una doble vida, por lo que asume tu responsabilidad y vuélvete a Dios.  Búscalo en tu corazón porque está a la distancia de una oración.  Te aseguro que Él no te va a acusar, ni a rechazar, sino que con amor te responderá.


Para ver más temas relacionados visita: Desafíos [haz clic aquí]