lunes, 6 de febrero de 2012

Lecciones de Fe


Ps. Byron Sales Curiel

Intro...
El centurión romano de quien cuya fe se asombró Jesús, no era uno de sus seguidores, ni siquiera era judío, sin embargo, en la Biblia quedaron escritas lecciones valiosas, que ahora podemos aprender para tener una vida de fe que agrade y sorprenda a Dios. Cómo es la fe que sorprende a Dios?

La fe es el lenguaje de Dios y sin ella no podemos agradarlo. En Habacuc 2:4 establece que el justo por su fe vivirá.

Lucas 7:2-10

"al oírlo, Jesús se asombró de él y volviéndose a la multitud que lo seguía, comentó: -Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado una fe tan grande. Lucas 2:9 NVI

Cómo es la fe que sorprende a Dios?

La fe que tiene las motivaciones correctas.
Lo que motivó al centurión para utilizar la influencia de los líderes judíos, así llegar a Jesús, fue la sanidad de su siervo a quien estimaba mucho, y de quien se dice se encontraba muy enfermo a punto de morir. V. 2

Si vamos a utilizar nuestra fe, ésta debe ser movida por la mejores motivaciones.

"desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones. Santiago 4:2-3 NVI

Asegúrate de tener las mejores intenciones al momento de pedir, porque al final lo importante no es lo que pides sino con la intención que lo haces. Y si alguien conoce las intenciones de nuestro corazón es Dios, Proverbios 24:12 dice que El pesa los corazones.

La fe que es sagaz.
El objetivo del centurión romano, era sanar a su siervo y el verso 3 dice que "como oyó hablar de Jesús, mandó a unos dirigentes.

Es decir, cuando oyó hablar de Jesús, supo que El era capaz de sanar a su siervo, pero tenía un problema, no tenía acceso a Jesús, es más ni lo conocía personalmente. Así que actuó sagazmente, y habló con quienes si tenían acceso a Jesús, los dirigentes religiosos judíos a quieres había ayudado a construir una sinagoga.

"Con regalos se abren todas las puertas y se llega a la presencia de gente importante" Proverbios 18:16 NVI

Este hombre echó mano de su relación e influencia que tenía con los dirigentes religiosos judíos, para que por su medio presentarán su caso a Jesús.

La fe es acción, es moverse. Esperar en el Señor, no es una actitud pasiva o conformista. Es anticiparse al milagro, es tener expectativas que algo va a suceder y encaminarse hacia ese algo.

Esperar en fe, es comenzar a dar el primer paso en el agua, es traer el pan y los peces para ser multiplicados, es hacerse espacio en la multitud esforzándose para tocar el borde de Su manto, es levantarse de la orilla del camino, tirar la capa y encaminarse a Jesús, es cargar en hombros a un paralítico y ante una casa llena, abrir un agujero en el techo para llevarlo ante Jesús.

Dios tiene muchas formas de responder a una petición, tan sólo es necesario ponerse en acción para salir al encuentro del milagro.

La fe que reconoce autoridad.
En qué estaba basada la fe de este soldado romano? Por qué fue a Jesús a pedir oración y no a los dirigentes judíos a quienes él tanto había ayudado? Porque él sabía que Jesús tenía el poder y la autoridad para sanar. "... pero con una solo palabra que digas, quedará sano mi siervo." v. 7

La Biblia dice que el centurión inició su gestión de fe cuando "oyó hablar de Jesús".

Es importante saber que "la fe viene como resultado de oír el mensaje y el mensaje que se oye es la Palabra de Dios" Romanos 10:17 NVI. También refiriéndose a Jesús la Biblia expresa que El es el Verbo Juan 1:1. Jesús es la Palabra, el Verbo personificado.

El centurión no se aferró a la religión sino a la Palabra de Dios. No oyó otras voces, otro mensaje ni otras opiniones, él oyó a Jesús y creyó en Él. El hecho que solicitara que Jesús solo declarara la Palabra sin entrar en su casa, denota que reconocía que Jesús tenía la autoridad y el poder para sanar a su siervo.

Ahora bien, en qué está basada tu fe?

Respondiendo Jesús, les dijo: -Tened fe en Dios. De cierto os digo que cualquiera que diga a este monte: "Quítate y arrójate en el mar", y no duda en su corazón, sino que cree que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis y os vendrá. Marcos 11:22-24 NVI

Tener fe en Dios es creer en lo que Él ha dicho (en su Palabra) y que tiene la autoridad y poder para hacerlo.

En resumen...
La fe de este hombre no solo agradó a Jesús sino que lo asombró. Lo importante de resaltar es el hecho que al asombrarse Jesús, se dirigió a la multitud reconociendo su gran fe.

Porque una persona de fe no pasa desapercibida, sino por el contrario su fe habla, habla de la persona y del Dios en quién esta confió.