jueves, 30 de junio de 2011

“Sin santidad nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14)

JC Ryle foto Estoy convencido de que la santidad es uno de los temas bíblicos que con mayor urgencia requieren toda nuestra atención. Esto se debe a que actualmente hay un creciente interés por lo que dice la Biblia sobre una vida santa y muchas veces desde los púlpitos se enseñan extravagancias acerca de lo que ello significa. Por ejemplo, se escucha con frecuencia que una vida santa es sinónimo de una vida sin pecado (impecable), o bien, que una vida santa requiere de ciertas evidencias carismáticas como hablar en lenguas o caer al suelo “lleno del espíritu”. Otras veces se enseña que una vida santificada es compatible con la práctica del pecado y que es puramente “posicional”. En todos estos casos, hay errores que pueden llevar a las personas al desánimo y aún encaminarlas a la condenación eterna.

J. C. Ryle establece algunas pautas que resumiré en esta publicación para el mayor beneficio del pueblo de Dios. Cada una de ellas requiere tiempo de meditación y estudio, por lo que espero estimular a los amables lectores de este blog a adentrarse en ellas  y extraer de la Palabra de Dios toda la riqueza posible. Es mi oración que estos principios pueden ayudar al cristiano a tener una vida donde su teología sea práctica, sana y madura. Yo mismo he resumido y transcrito estas cosas con la intención de generar una guía que me ayude en la comprensión de la santidad “sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14)

En primer lugar, la santificación es “el trabajo espiritual interior que el Señor Jesucristo realiza en una persona por medio del Espíritu Santo, cuando Él lo llama a ser un verdadero creyente. No sólo lo limpia de sus pecados con su propia sangre, sino que también lo separa de su amor natural al pecado y al mundo, poniendo un nuevo principio en su corazón, y lo hace prácticamente piadoso en la vida”. La naturaleza de esta santificación se puede estudiar según los siguientes puntos:

  1. La santificación es el resultado invariable de la unión vital con Cristo que la verdadera fe le otorga al cristiano
  2. La santificación es el resultado y la invariable consecuencia de la regeneración
  3. La santificación es la única evidencia cierta de la morada del Espíritu Santo en el cristiano, lo cual es esencial para la salvación
  4. La santificación es la única evidencia segura de la elección de Dios
  5. La santificación es algo que siempre se nota
  6. La santificación es algo por lo cual cada creyente es responsable
  7. La santificación es algo que admite crecimiento y grados
  8. La santificación es algo que depende en gran medida del uso diligente de los medios escriturales
  9. La santificación es algo que no priva al ser humano de la existencia de un gran conflicto espiritual interior
  10. La santificación es algo que no puede justificar al ser humano, y sin embargo agrada a Dios
  11. La santificación es algo que se encontrará absolutamente necesario como un testigo de nuestro carácter en el gran día del juicio final
  12. La santificación, en último lugar, es absolutamente necesaria para entrenarnos y prepararnos para el cielo

Cristo indicó que al permanecer en Él llevaríamos mucho fruto (Juan 15:5). La unión con Cristo que no produce efectos en la vida y en el corazón es una mera unión formal, y no nos sirve delante de Dios.

La regeneración trae consigo una nueva creación, un nuevo principio y una nueva vida. Una regeneración en un hombre que vive sin el mínimo cuidado contra el pecado o en mundanerías es una regeneración inventada por teólogos no inspirados, pero que jamás se menciona en las Santas Escrituras. El que permanece en Dios no practica el pecado (1 Juan 3:9).

El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio (Gálatas 5:22). Debemos depender de esto como una certeza positiva: donde no hay una vida santa, no hay Espíritu Santo.

Los nombres y el número de los electos nos resultan desconocidos y sólo Dios los conoce. Sin embargo, una cosa completamente clara acerca de la elección es que los hombres y mujeres elegidos se distinguen por tener vidas santas (Tesalonicenses 1:3-4 y 2:13). Es un auto-engaño y una malvada blasfemia decir que uno es elegido de Dios y al mismo tiempo vivir habitualmente en pecado.

Los árboles se conocen por sus frutos (Lucas 6:44). Una persona verdaderamente santificada se viste con las ropas de la humildad, de manera que sólo puede ver debilidades y defectos en sí misma. A una persona santa generalmente le pasan desapercibidas muchas cosas que hace y que a Dios le agradan, como le ocurrió a las ovejas en Mateo 25:37. ¡Un “santo” que vive en la mundanalidad y pecado es una especie de monstro que no se halla en las Escrituras!

Los creyentes tienen la responsabilidad y la obligación especial de mantener unas vidas santas, porque ellos ya no están ciegos o muertos como cuando eran incrédulos. Con una nueva naturaleza en ellos, los cristianos ya no tienen excusa para continuar practicando el pecado ni para vivir sin dar gloria a Dios cada día.

El ser humano puede escalar en la vida de santidad paso a paso,  avanzar más en algunos periodos de su vida, pero volverse lento en otros. El creyente avanza en la santidad a la par que profundiza y se fortalece en la gracia de Dios. Cuando se lee en 1 Tesalonicenses 5:23 “Que el Dios de paz los santifique por completo” se puede inferir que hay grados de santidad y que cada vez podemos ser más santos; Pedro dice “crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor” dando la pauta para la búsqueda constante de una mayor santidad.

La lectura de la Biblia, la oración privada regular, la asistencia a las reuniones de la iglesia, el escuchar la Palabra de Dios habitualmente y la recepción regular de la Cena del Señor son medios escriturales que ayudan a una persona a ser cada vez más santa. Si  un creyente no es diligente en estos eventos espirituales será muy raro encontrar algún progreso en la santificación.

Un gran conflicto interior entre la vieja y la nueva naturaleza (Gálatas 5:17) no es señal de que una persona no está santificada, sino por el contrario, son síntomas saludables que prueban que no estamos muertos “en delitos y pecados”, sino vivos para Dios. Un verdadero cristiano es conocido por su conciencia en paz, pero también por la guerra que se libra en ella. En esa vida debemos vivir con ambas naturalezas, aún cuando la vieja naturaleza ya haya perdido su poder.

Las acciones más santas de los hombres más santos siempre estarán llenas de imperfecciones y defectos. Pueden padecer de motivos equivocados en sí mismas y no ser sino “pecados espléndidos” que merecen el castigo y la ira de Dios. Es absurdo pensar que dichas obras pueden expiar pecados, ganarnos el favor de Dios o darnos algún mérito para el cielo (Romanos 3:20-28). La obra de Cristo, no nuestras obras, es la única que puede darnos la entrada al cielo. Sin embargo, como un Padre recibe los poco elaborados esfuerzos de sus hijos para complacerlo,así mismo el Padre recibe aquellas obras que nosotros hagamos en su amor (1 Juan 3:22).

Si no somos santos antes de morir, no lo seremos después en la gloria. ¿Qué placer o gusto puede esperar una persona que en esta vida despreció la santidad si en el cielo sólo estarán personas santas? ¿De qué hablará con todas las personas redimidas por Cristo? ¿Qué podrá esperar una persona que vivió entre la mundanalidad y el pecado de un lugar como el cielo donde todo es santo? “Cuando un águila esté feliz en una jaula de hierro, cuando una oveja sea feliz en el agua, cuando un búho sea feliz en un día soleado, cuando un pez sea feliz en tierra seca, entonces, sólo entonces, admitiré que un hombre no santificado puede estar feliz en el cielo”.

Evidencia, evidencia, evidencia” se escuchará en el juicio final, y lo único que podremos mostrar es aquella que haga palpable que fuimos santos mientras vivimos.

Obra consultada: HOLINESS. ABRIDGED. His nature, Hindrances, Difficulties, and roots de J. C. Ryle.

Leer más...

lunes, 27 de junio de 2011

Descubre tu destino


¿Cuántos de ustedes, mis lectores, ya vieron la película Agentes del Destino? Esa palabra DESTINO ha estado rondando en mi mente… Y me llamaba mucho la atención el cómo Hollywood muestra estos temas. Ellos dan a conocer el destino como algo "ya designado desde que nacemos" sifinitivamente es así pues en el cielo hay un registro detallado de tu vida por parte del autor y creador de todo… Dios.  Muchas personas no saben lo que buscan en la vida, pero saben que buscan algo ese sentido especial que nos levanta cada mañana a seguir respirando.

Lo que muchos no sabemos es que la tragedia más grande que puede sucedernos en la vida no es la muerte sino tener una vida sin propósito. Nosotros somos guiados por el destino designado desde que nacemos y nuestro gran desafío es descubrirlo hoy para vivir una vida llena de realización, para no ser errantes sino que nos caractericemos por saber hacia dónde vamos, cuál es nuestra ruta para llegar a nuestro destino eterno.

Así que hoy encuéntrate contigo mismo y con el gran Plan B que Dios tiene para ti.  ¿Ya sabes cuál es? Quizá tu Plan A no resultó ser El Plan A1 y eso fue porque no le echaste un vistazo al Manual de Vida que es la Biblia y al no hacerlo te caíste, te golpeaste contra la pared, encontraste un techo que no te dejaba crecer como querías, la puerta que abriste era la incorrecta y te independizaste de tu Creador sin saber que la Llave Maestra la tiene Dios apunto de ser ejecutada en su Plan B.
 
“Es más, dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todas las cosas resulten de acuerdo con su planEfesios 1:11 (NTV – Énfasis propio)



Hace algunos años, vi una película de Jim Carrey. El Todopoderoso y quiero compartir contigo la escena que más me impactó… y antes que te hagas más interrogantes, obsérvala.

video


¿Quién quiere ser el Dios de su destino? Hoy tengo algo qué decirte… Amigo, existe alguien grandote en los cielos que te ama y te quiere guiar a cumplir tu verdadero destino, ese es Dios hasta nos lo dejó por escrito en la Biblia para que nunca se nos olvide. Puede que se hayan cerrado puertas en tu vida, en un trabajo, que estés perdiendo la esperanza de vivir, te sientes en un laberinto sin salida, haz probado de todo para llenarte de satisfacción y nada resulta, te sientes sólo y vacío en tus días… lloras porque no sabes qué harás con tu vida. Ves que pasan los años y vives encerrado, escuchando que nadie cree en ti…

Lee en voz alta lo siguiente: “El Señor cumplirá en mí su propósito. Tu gran amor, Dios, perdura para siempre;  ¡no abandones la obra de tus manos!” Salmos 138:8 (NVI)

Dios no te deja pues Él va cumplir su propósito y su plan para tu vida, sin importar dónde te encuentres, ni las voces que antes hayas escuchado diciendo: “Él nunca podrá”, “Ella no sirve”… Dios nunca abandona a sus hijos, nunca deja solo a la obra de sus manos sino que su amor está siempre acompañándote.
“Toda obra del Señor tiene un propósito” (Proverbios 16:4)

Hoy podemos volver al diseño original, darle reinicio a nuestra vida y decirle: “Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: Todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando aunque no existía uno solo de ellos…” (Salmo 139:16 NVI) Querido Dios, tú estuviste presente en mi nacimiento, me viste y me escogiste desde el vientre de mi madre… Quiero vivir de acuerdo a como me diseñaste, no más guiado por mi voluntad ni por mis deseos, quiero que en mi vida se establezca el plan que tenías designado para mí desde antes de nacer. Tú eres el dueño de mi destino y yo sólo el arquitecto… Enséñame a abrir las puertas correctas, guarda mi vida en este proceso porque desde hoy reconozco que tú eres el Dios de mi vida.

Por Wenddy Neciosup
Leer más...

domingo, 26 de junio de 2011

“Transformados mediante la renovación de su mente” (Romanos 12:2)

 CristianosBibliaDibujos005

En una parte de mi vida tuve contacto con un líder –maestro y pastor- de la iglesia cristiana que solía ser muy insistente en el pasaje de Romanos 12:2 en sus predicaciones. Yo notaba que era muy determinante cuando repetía: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente”, pero cada vez que lo decía había un dejo de amargura en su voz. Era conocido por su carácter contrario al espíritu de grupo y por su oposición a las formas tradicionales de presentar el Evangelio. En realidad, era un ministro relativamente aislado, en constante conflicto con otros líderes cristianos y con un marcado temperamento visceral.

Con estas cosas en mente, cuando yo escuchaba sus palabras me imaginaba que se refería a la estructura de la iglesia, sus formas de educar, sus tradiciones y a todas esas cosas a las cuales “se amoldaban” los otros liderazgos y que los privaban del “igle-crecimiento” moderno (técnicas para hacer crecer las congregaciones). Sin embargo, después de algunos meses me enteré de una noticia que cambió toda mi percepción acerca de su recurrente mensaje: se trataba de un líder cristiano que había estado viviendo y practicando el pecado por varios años, ha escondidas de las iglesias y de los hermanos en Cristo, sin que nadie se percatara de sus hechos impíos (o al menos sin que nadie lo hubiera enfrentado y confrontado públicamente, de ser necesario).

Esta novedad me causó una impresión tan fuerte que como nuevo creyente que era –inmaduro y obstinado- me hizo pensar en apartarme de la fe. Pero gracias a nuestro Soberano Señor y a su inconmensurable gracia fui guiado a la comunión con los hermanos y a la perseverancia de los santos a pesar de todo. Me parece que es muy importante aclarar el significado de Romanos 12:2 para que nadie lo tome como pretexto para pecar ni como apoyo para las pertinencias culturales o ideológicas que intentan vaciar y “re-construir” los cimientos históricos indestructibles del Santo Evangelio, y para alimentarnos con las delicias de un versículo como este, tan precioso y lleno de significado para todos los que pertenecemos al cuerpo de Cristo.

Cuando el apóstol Pablo dice en Romanos 12:2: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente” está refiriéndose al tema de la dedicación. Según Romanos 6:13 debemos ofrecernos a Dios “como quienes han vuelto de la muerte a la vida” presentando los miembros de nuestro cuerpo “como instrumentos de justicia". Según las Santas Escrituras nosotros debemos dedicarnos a Dios en un punto determinado de nuestras vidas, lo cual implica sujetar nuestras vidas a Jesucristo mientras vivamos. Esta decisión básica de dedicarnos al Señor Jesús incluye todo cuanto sabemos acerca de nosotros mismos en el momento de la presentación y todo el futuro desconocido. Hemos de dedicarnos enteramente a Cristo, y cualquier hecho posterior que pueda acontecernos hemos de resolverlo a la luz de su divina Palabra.

En tanto que la depravación total del ser humano alcanzó su mente,  no sólo se requiere de un cristiano que tenga un corazón o una vida limpia, sino que también su mente sea transformada. La caída afectó la mente de todos los miembros de la humanidad, por lo que crece con una mentalidad pecaminosa que lleva a la muerte (Romanos 8:6). Aún después de la conversión dicha mentalidad permanece aunque ha perdido su poder. Entonces el cristiano comienza a experimentar la renovación de su mente por medio de la acción del Espíritu Santo en ella: “somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu” (2 Corintios 3:18).

La transformación de nuestra mente tiene como presupuesto elemental las normas de Dios. Que ninguno alegue ninguna supuesta transformación de la mente que ignore este principio. No puede haber ninguna transformación de nuestra mente a menos que todos nuestros pensamientos sean llevados a la Sagrada Palabra de Dios para ser probados y sometidos a ella. La mentalidad de nuestra era es oscuridad y pecado, y sólo el Espíritu de Dios nos puede renovar y sacar de dicha dinámica de muerte. Un cambio de mente, por lo tanto, sólo resultará de nuestra sujeción a las Escrituras, y a la luz, santidad y verdad divinas que se revelan en sus páginas.

El mundo con todas sus falsificaciones e invitaciones profanas no podrá jamás congeniar con una mente que se renueva día con día en la Palabra de Dios. La dedicación de nuestra vida al Señor asegurará, junto con nuestro trabajo diligente en la fe, que este versículo realmente nos resulte una bendición y un gran consuelo en nuestra vida cristiana.

En el amor de Cristo.

Juan Paulo.

Leer más...

viernes, 24 de junio de 2011

Como enfrentar la muerte de una persona

Ps. Byron Sales Curiel
https://www.byronsales.blogspot.com


Intro…
Una de las situaciones más difíciles en la vida, es enfrentar la muerte de un persona querida, un familiar o un buen amigo. En lo particular muchas veces he experimentado esa situación, pero en dos de ellas lo he sentido aún más, la primera enero de 2003 cuando falleciómi padre y la segunda recientemente en abril de 2011, cuando tuve que enterrar a mi abuelo, quien ocupó por muchos años ese lugar que dejó mi papá, así que puedo decir que he visto morir a dos padres en mi vida.

Y así como está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después venga el juicio. Hebreos 9:27 NVI

Es un hecho innegable que la muerte causa en nosotros, dolor, impotencia, angustia y desesperación entre otros sentimientos. Es por eso que es muy difícil que una persona esté preparada para enfrentar la muerte. Sin embargo, hay algunas cosas que debes saber para poder hacerle frente de mejor manera.

Debes saber que todo tiene su tiempo.

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir… …un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto y un tiempo para saltar de gusto.
Eclesiastés 3:1-2, 4 NVI

Lo primero que debemos entender, es que Dios ha destinado un tiempo para todo, incluso para morir.

La muerte desde la perspectiva bíblica no es el fin de todo, sino tan solo es el paso o la transición a una eternidad, sea a una eternidad con Dios o a una eternidad si Él.

Lamentablemente, esa decisión de que eternidad viviremos después de la muerte, debemos que tomarla en vida. Es por ello, que es de vital importancia la búsqueda de Dios mientras tengas vida, arregla tu relación y comunión con Él, porque nadie te puede garantizar si mañana vivirás.

Ahora bien, a Jesús no debes buscarlo por temor a la muerte, sino búscalo como una vía para llegar al Padre y gozar de sus bendiciones.

Le dijo Jesús: —Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. Juan 11:25-26 NVI


Debes saber que Dios no es ajeno a tu dolor.
Uno de los relatos más conmovedores de la biblia se relata en el evangelio de Juan, que describe sobre la muerte de Lázaro, Jesús llegó a visitar a sus hermanas:

María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verlo, se postró a sus pies, diciéndole: —Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Jesús entonces, al verla llorando y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y preguntó: —¿Dónde lo pusisteis?. Le dijeron: —Señor, ven y ve. Jesús lloró. Juan 11:32-35 NVI

La gran pregunta de muchos al igual de María es ¿dónde está Jesús cuando alguien muere? ¿dónde está cuando más lo necesitamos?, la respuesta es: Él está tan cerca de ti, y llorando juntamente contigo, porque comprende y siente tu dolor, Jesús lloró juntamente con las hermanas del amigo que había fallecido.

Dios es alguien que se goza con los que se gozan, pero también llora con los que lloran. Y porque comprende y siente ese dolor, según el libro de Filipenses te promete lo siguiente:

Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7 RV95

Dios promete dar Su paz que pasa el entendimiento humano, aún en medio del dolor y la angustia, tan sólo pide que oremos y que le presentemos nuestras peticiones. Además esa paz va a guardar dos cosas: guardará nuestro corazón, es decir nuestras emociones, y por otro lado nuestros pensamientos, pensamientos muchas veces de incertidumbre y de angustia ante lo que va a pasar de ahora en adelante.

Es importante señalar que el Reino de Dios como lo menciona Romanos 14:7 es un Reino de paz y gozo. No tengas pena de llorar y expresar tus emociones, pero recuerda pedirle a Dios que te regrese a sentir lo antes posible esa paz y gozo.

Debes saber que podemos reflexionar.

Vale más ir a un funeral que a un festival. Pues la muerte es el fin de todo hombre, y los que viven debieran tenerlo presente. Eclesiastés 7:2 NVI

La muerte de una persona es propicio para hacer una autoevaluación y considerar cómo está nuestra relación con Dios. Ir a un funeral siempre será un recordatorio que no tenemos la vida comprada y que Dios nos brinda una oportunidad de acercarnos a Él.

Hay un proverbio popular que dice “nadie se muere antes de tiempo”, pero eso no es necesariamente cierto:

No quieras hacer mucho mal, ni seas insensato; ¿por qué habrás de morir antes de tu tiempo? Eclesiastés 7:17 RV95

No seas insensato, ni permitas acortar tus días aquí en la tierra haciendo lo malo, Dios es un Dios de gracia y perdonador, pero también es fuego consumidor.

En otro orden de ideas, la muerte también nos permite evaluar lo que hemos hecho hasta ahora en la vida, y lo que aún tenemos pendiente por hacer.

Y oí una voz que me decía desde el cielo: «Escribe: “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor.” Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen. Apocalipsis 14:13 RV95

Aunque Efesios 2 declara que no es por buenas obras que somos o alcanzamos la salvación sino es por Fe, debemos hacer buenas obras porque somos salvos.

Por lo tanto, vive tu vida de tal manera que dejes una huella en la historia y en los corazones de otras personas, que tu vida inspire a otros a seguir adelante y a triunfar en esta tierra, sobre todo a tu familia y a tus amigos.

En resumen…
La muerte nos es el fin de todo, es el inicio de algo nuevo, de una vida eterna, tan solo asegúrate que sea una vida eterna con Dios, confiésalo ahora como tu Salvador.

Deposita tu confianza, tus sentimientos y pensamientos en Dios, porque el comprende y comparte lo que estás viviendo.

Asegúrate de no morir antes de tiempo, que no te falte vida para realizar todos tus sueños.

Leer más...

domingo, 19 de junio de 2011

Feliz dia del Padre


Para algunos, este día del Padre es un día alegre y de celebración, mientras que para otros es un día triste, de luto y de sentimientos encontrados… Quisieran cerrar y abrir los ojos y que el día ¡haya terminado ya! Hoy me pongo en los zapatos de todos aquellos que no tienen a su padre terrenal cerca o que ni siquiera saben dónde está.

Quizá estas son algunas de las preguntas que rondan su mente: ¿Cómo celebrar a un padre ausente? ¿Cómo puedo creer en un Dios que no veo? ¿Dónde está el héroe de mi infancia? La respuesta está en tus “buenos recuerdos”, en la sonrisa del día que naciste... Y me puedes refutar diciendo que no tienes memoria de ello pero sé que desde el cielo, tu Padre Celestial estuvo contigo en tus primeros pasos.

Esta semana recibí muchos correos donde me decían cosas como esta: yo no pedí nacer, no creo que Dios perdone tantos pecados que he cometido, lo que pasa es que no sabes todo lo que he hecho. A ti, que piensas esto, El te dice: “A pesar de todo, Señor, tú eres nuestro Padre; nosotros somos el barro, y tú el alfarero. Todos somos obra de tu mano” Isaías 64:8    

Un a pesar de todo en este día hace la diferencia, puede que no lo busques tanto como Él a ti pero el Padre fue quien te formó, tú eres su obra y te ama tal como y como eres.

El problema es que desde muy pequeños, vemos en nuestro padre terrenal la imagen del Padre Celestial y le pasamos la factura al Padre de aquellos errores, defectos y carencias que vimos en nuestro padre terrenal. ¿Wenddy, qué quieres decir con eso? Nada nuevo, simplemente que es como si hubiésemos crecido con un vacío con forma de papá y como nuestra naturaleza es siempre buscar un culpable… Inconscientemente culpamos al Padre Celestial de nuestras carencias pero déjame contradecirte porque la Biblia nos dice: “Aunque mi padre y mi madre me abandonen,  el Señor me recibirá en sus brazos”  Salmo 27:10 NVI

Así que POR FAVOR, abre bien los ojos y lee esto con atención: “Aún cuando todos te puedan fallar y, más aún, en este momento sientas un abandono porque ya no lo tienes a tu lado… siempre siempre tu Padre Celestial desde el cielo te recibe en sus brazos. Él acepta tus regalos, tus poesías, ve tus logros y vez tras vez te perdona, cree en ti más de lo que tú mismo crees en ti”.

El salmista Danilo Montero dijo: “El Padre es más grande que todo… Su amor es más grande que el amor de los hombres, su ayuda es más grande que tu necesidad y su perdón es más grande que el peso de tus pecados”. Con todo esto, ¿podrías decirme si no existen mil y un motivos para darle gracias Dios por ser nuestro Padre?

En el Antiguo Testamento, el término hebreo para padre es “abba”, que significa “papito”.  En el Nuevo Testamento, el término griego para padre es “Pater”. Estos dos términos léxicos denotan conceptos como: origen, persona que alimenta a otros, sostén, soporte, fundador y protector. Es decir que el padre es el origen o la fuente de recursos, quien defiende y sostiene todo lo que proviene de él. Además, la palabra “Padre”, aparece 245 veces en el Nuevo Testamento, pues fue la palabra favorita de Jesús para referirse a Dios.

En conclusión, mis queridos amigos, Padre es quien invierte su vida, sus habilidades y recursos en los hijos que engendró o adoptó. Tú, como hijo, no te puedes adoptar a ti mismo sino que es nuestro Padre Celestial quien nos adopta, nos da un nombre, nos regala una identidad y un destino.

Qué mejor que suplir ese vacío en este día y volver a la casa de nuestro Padre Celestial y decirle: ¡Feliz día, Padre! Perdóname por alejarme, por vivir ocupado y no tener tiempo para ti. No te he estado honrando como merecías, mi corazón se endureció y con el pasar del los años no avivé ese deseo de estar siempre en tus brazos pero hoy quiero decirte que eres y serás el Padre que siempre soñé…


Por Wenddy Neciosup
Leer más...

viernes, 17 de junio de 2011

Una cruz, distintas miradas 2: La esposa de Pilato, encuentro silencioso


Se ha dicho que las mujeres son poseedoras de un sexto sentido, ese que les permite ver, detectar o percatarse de algo que los hombres no perciben de buenas a primera.
En el relato bíblico encontramos frente a la Cruz a una mujer que lejos de tener un sexto sentido, ha experimentado un encuentro silencioso con el portador de ella, de esto dan cuenta las palabras del Evangelio donde se lee lo siguiente:
"Justo en ese momento, cuando Pilato estaba sentado en el tribunal, su esposa le envió el siguiente mensaje: 'Deja en paz a ese hombre inocente. Anoche sufrí una pesadilla terrible con respecto a él'" Mateo 27:19 (NTV - Nueva Traducción Viviente)

Claudia Prócula es el nombre que se ha asignado en las fuentes de la Historia a esta mujer y es mencionada en las Escrituras solamente una vez. No sabemos si conocía personalmente a Jesús, no sabemos si fue su seguidora luego de ser crucificado, no sabemos si estaba en el círculo de las mujeres ricas que eran discípulas de Jesús, no sabemos nada más de ella; lo único de lo que tenemos certeza es que no pudo dormir tranquila por causa de Jesús. Los sueños, mi amigo, suelen ser variados y de vez en cuando Dios el Eterno creador, se vale de ellos para advertirnos, guiarnos o llamar nuestra atención. Claudia Prócula había tenido no el mejor sueño a mi entender, Jesucristo el Señor, el mismo que sería puesto frente a su esposo, de alguna u otra manera se estaba dando a conocer a esta mujer; no era un fantasma, no era el producto de su imaginación, era el mismo Señor Jesucristo.

Usted y yo sabemos que algunos sueños, específicamente las pesadillas son un estado en donde efectivamente experimentamos todo de forma casi real. Lo que allí nos sucede está en tiempo real, el cansancio, el miedo, el dolor que en medio de ello se experimenta es real, al punto que muchas veces hemos despertado sollozando o gritando o asustados o llorando o muy cansados y es en ese momento que logramos darnos cuenta que sólo era un sueño. La vivencia de la mujer de Pilato, no es menor, su pesadilla no es una más, no es común, esta era un advertencia puntual, era un llamado a detenerse, era un aviso para comprender que el ajusticiado no era cualquier persona, no era un simple revolucionario, no era un delincuente común; el prisionero que sería condenado era Justo, sin tacha, perfecto, santo, el mismo Hijo de Dios.
La vivencia de Claudia Prócula, tiene que haber cambiado en ella la forma de ver las cosas, sin duda su vida nunca más sería la misma. Si se convirtió al cristianismo nunca lo sabremos, pero lo que sí sabemos es que habiendo experimentado este encuentro silencioso en medio de la estrellada noche y en el desarrollo del más grande sueño vivido, la impulsó a hablar sin temor y declarar que Jesús es el Justo.

Mi amigo, ¿qué le motiva para seguir viviendo? ¿cual es el motor impulsor que lo mantiene a flote? ¿la familia, los hijos, el trabajo, su esposa, sus amigos? Creo que debemos realizar un profundo chequeo en nuestro corazón, si Jesús no nos ha incomodado para darnos cuenta que Él es precisamente el Justo Hijo de Dios que nos ama y ha manifestado su amor y justicia en favor nuestro, es preciso aquí y ahora que doblemos el corazón ante Él reconociendo que le necesitamos.

No esperes que en las últimas horas de vida tu conciencia te amoneste de lo malo y no alcances a decir "Señor, sálvame". Es mejor despertar ahora y reconocer cuanto necesitas de Jesucristo, de su amor y de su perdón. El ejemplo de Claudia Prócula, mujer de Poncio Pilato, es formidable porque una vez que ella tuvo este encuentro silencioso con Jesús, no dudó en compartirlo con su esposo, que era al más cercano que tenía.

La pregunta concluyente que aquí calza es la siguiente: ¿Si te sucede a ti, harías lo mismo?


Por Escriba Diligente - Chile
www.abriendoellibro.blogspot.com

Leer más...

jueves, 16 de junio de 2011

¿Peca el cristiano?

escalando montana Un cristiano genuino y verdadero sí peca. No existe una vida tan perfecta en la que una persona pueda ser capaz de cumplir entera y completamente todos y cada uno de los perfectos mandamiento de Dios. Sin embargo, hay una seria advertencia que hay que hacer en este punto: el hecho de que la perfección según la moral de Dios nos resulte irrealizable no significa que exista una justificación para pecar. Por el contrario, la Biblia es clara al indicar que debemos buscar “ser perfectos” como el Padre Celestial (Mateo 5:48). También se nos advierte que “Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales, , ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios” (2 Corintios 5:9-10). Y por si queda alguna duda, están las santas y serias palabras de Cristo: “No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo” (Mateo 7:21).

El hecho de que no podamos vivir perfectamente no significa que no debamos intentarlo según la gracia de Dios en nosotros. Pero la búsqueda de esta perfección tiene que ser una empresa madura en la que el cristiano esté consciente de su constante necesidad de gracia, y en donde pueda saber que cualquier cosa que realice debe hacerla en el amor y el temor del Señor. Delante de Dios somos perfectos en Cristo, pero buscamos mediante la santidad progresiva la perfección práctica aunque sabemos que mientras vivamos en este cuerpo no podremos alcanzarla. Por eso Pablo escribía: “Como tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la obra de nuestra santificación” (2 Corintios 7:1); y también aclaró después de treinta años de convertido: “No es que ya lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzó a mí” (Filipenses 3:12).

¿Cómo es que buscaremos la perfección si en esta vida es imposible conseguirla? La respuesta es sencilla: buscamos estar cada vez más alejados y libres del pecado porque eso es lo que dice la Biblia que debemos hacer. Dejar de pecar es conseguir ser más parecidos al Señor, pero si pecamos eso no significa necesariamente que dejemos de ser cristianos o que ya hallamos perdido toda la madurez espiritual alcanzada. Dice el apóstol Juan: “Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo , el Justo” (1 Juan 2:1). Dentro de nosotros –los cristianos- existe todavía la capacidad de vivir experiencias apartados de Dios (vieja naturaleza), pero nuestra diferencia con las personas no regeneradas estriba en que existe en nuestra vida un nuevo poder santificador celestial (nueva naturaleza) que domina nuestro corazón y guía nuestra mente y voluntad por el camino del bien y del amor cristianos. Por eso la gente incrédula no comprende como es que los cristianos verdaderos pasan tantas horas en la lectura de las Escrituras, la oración o la comunión con los hermanos.

En resumen, el cristiano puede pecar pero no debe pecar. Una cosa es pecar como un acto inmediatamente confesado, restituido y no practicado, y otra cosa es pecar como una práctica diaria y un hábito natural. En la Biblia repetidas veces se condena la práctica de pecado y se vislumbra como una nota de un carácter no regenerado por la gracia de Dios. Puedo en un momento dado verme tentado a mentir en cualquier asunto y de hecho hacerlo, pero inmediatamente confesarlo y enmendarlo delante de aquellos contra quienes pequé, todo ello con un corazón arrepentido y con el firme propósito de no repetirlo y hacer lo necesario para que no vuelva a ocurrir, y otra cosa muy distinta es mentir hoy, y pedir perdón, y mañana mentir otra vez, y pedir perdón, y pasado mañana mentir otra vez, y volver a pedir perdón…esto último muy seguramente sería practica del pecado y comprometería seriamente nuestro testimonio primeramente delante de la Palabra que decimos guardar, y también delante de un mundo que sólo espera ver los pecados en la iglesia para repudiarla aún más con todo su ser.  ¿Cómo podríamos decir que somos cristianos realmente regenerados por la gracia y al mismo tiempo practicar el pecado? Desde luego que eso sería hipocresía y falsedad en nuestra vida.

Conviene terminar citando ampliamente la carta a los Hebreos: “Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios” (12:1-2).

En el amor del Señor.

Leer más...

miércoles, 15 de junio de 2011

Rompiendo tus limites



Ps. Byron Sales Curiel

Intro…

Gedeón fue una persona que previo a convertirse en líder de toda una nación y conducirla a una gran victoria contra los Madianitas, primero tuvo que librar una batalla interna, rompiendo varios limites que habían en su vida.

El Señor lo encaró y le dijo: 
—Ve con la fuerza que tienes, y salvarás a Israel del poder de Madián. Yo soy quien te envía. Jueces 6:14 NVI

Conozcamos los límites que rompió Gedeón y que probablemente tengas que romper para proyectarte y conquistar lo que Dios ha destinado para tu vida.


Rompe el límite del conformismo

El pueblo de Madián llevaba 7 años oprimiendo a la nación de Israel, en Jueces 6:1-6, se describe la calamidad a la cual Israel estaba some

tido, constantemente el Pueblo de Israel era saqueado por Madián.

Gedeón no era ajeno a esta situación apremiante, de hecho, el Ángel de Jehová lo encontró limpiando trigo escondido en un lagar.

Ahora, por qué la situación no había cambiado para Israel?, por qué habían esperado tanto tiempo? Porque se habían acomodado y porque se habían conformado a tal situación, al punto que se fueron a vivir a cuevas en las montañas.

Dios esperó para actuar, hasta que se arrepintieran de su malos caminos y encontrar a que alguien lo suficientemente ante la situación. Ese alguien inconforme, Dios lo encontró en la persona de Gedeón, observa el reclamo que le hace al Ángel de Jehová:

Cuando el ángel del Señor se le apareció a Gedeón, le dijo: 
—¡El Señor está contigo, guerrero valiente! 
 —Pero, señor —replicó Gedeón—, si el Señor está con nosotros, ¿cómo es que nos sucede todo esto? ¿Dónde están todas las maravillas que nos contaban nuestros padres, cuando decían: “¡El Señor nos sacó de Egipto!”? ¡La verdad es que el Señor nos ha desamparado y nos ha entregado en manos de Madián! Jueces 6:12-13 NVI

El reclamo de Gedeón denota ese inconformismo. El inconformismo es una “fuerza” que te impulsa a buscar otras condiciones mejores, a proyectarte a conquistar las promesas de Dios.

Dios no se mueve por necesidades, si así fuera, no hubieran en el mundo pobres, enfermos o necesitados, Dios se mueve por convicciones y por la fe que depositan las personas en El. Probablemente Dios está permitiendo algo en tu vida que te ponga incómodo y te traiga inconformidad para que El actúe.


Rompe el límite del pasado y del pecado

Luego de sacarlo del conformismo Dios ordenó a Gedeón que tomara 2 toros uno para que lo utilizara para derribar las imágenes de Baal y Asera y el otro para ofrecérselo en sacrificio. Jueces 6:25-26

No podrás salir adelante a menos que dejes atrás el peso del pasado y el pecado de tu vida.

Por tanto, nosotros también, teniendo en derred

or nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Hebreos 12:1 RV95

Deja atrás todo peso del pasado, pasado de dolor, de limitación, de fracaso, de falta de perdón, etc. Para que puedas proyectarte a un futuro mejor, a un futuro de bienestar, de éxito, de libertad espiritual, emocional y financiera.

Rompe el límite de la crítica y la oposición

Seguramente te parecerá conocido, pero cuando Gedeón se dispuso a dejar el conformismo y hacer algo para cambiar su situación y tomar la decisión de dejar el pasado y el pecado y confiar en Dios, entonces vino la crítica y oposición.

Todos los del pueblo se enteraron y lo acusaron de derribar las imágenes de Baal y Asera, y quisieron matarlo. Jueces 6:25-26

El fondo del asunto con relación a la crítica es muchas veces la envidia.

He visto asimismo que toda obra bien hecha despierta la envidia del hombre contra su prójimo. Eclesiastés 4:4 RV95

Siempre que te propongas hacer algo por cambiar para bien las cosas o de salir adelante en la vida te criticarán, se te opondrán aún de los tuyos, y el objetivo es matarte, es matar tus sueños, matar tus ilusiones y tu pasión y entusiasmo.

Pero las buenas noticias es que si estás haciendo las cosas según la voluntad de Dios, aunque venga la crítica y la oposición no podrán hacerte daño o detenerte, y no tendrás que preocuparte por defenderte porque Dios lo hará por ti.

A Gedeón la crítica y oposición lejos de matarlo sirvió para promoverlo porque luego de este incidente el reclutó un ejército de 32,000 soldados, sin ser un hombre de guerra o dignatario. Las pruebas y la oposición no han venido a destruirte sino ha promoverte.

Rompió el límite de la auto – desconfianza y temor.

Uno de los límites que más trato Dios con Gedeón fue la falta de auto - confianza y temor. Por eso es que las señales que le pidió a Dios, lejos de demostrar fe, denotaban la falta de confianza en sí mismo.

Cuanto tenemos auto- desconfianza y temor, tendemos a argumentar excusas:

—Pero, Señor —objetó Gedeón—, ¿cómo voy a salvar a Israel? Mi clan es el más débil de la tribu de Manasés, y yo soy el más insignificante de mi familia. Jueces 6:15 NVI

El verdadero problema de Gedeón no era creer que Dios no pudiera hacer lo que le prometió: Derrotar a los Madianitas, sino que Dios lo pudiera hacer a través de él.

Probablemente sea también tu problema, cree que Dios puede usarte, y que puede hacer de ti una herramienta para cambiar lo que estás viviendo, para traer salvación a tu familia con tu testimonio, sanar enfermos, salir de la crisis económica a través de ideas de negocios creativas, etc.

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros. Efesios 3:20 RV95

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13 RV95

Dios trató con la auto - desconfianza y temor de Gedeón al dejarlo con un ejército de 300 soldados (de 32,000 que había logrado reclutar), para enfrentar a un enemigo con 120,000 efectivos, es decir la proporción era de 1 soldado de Gedeón contra 400 soldados Madianitas.

Si Dios permite que tus apoyos o puntos de confianza disminuyan es porque quiere que deposites tu total confianza y fe en El.

pero Él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad… …por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 2ª. Corintios 12:9-10 NVI

Por lo tanto, si pretendes conquistar grandes cosas en Dios, necesitarás accionar una gran fe en Dios.

Lo paradójico del asunto de auto – desconfianza y temor es que nuestro enemigo o adversario sabe que Dios te ha dado la victoria y que está destinado a la derrota.

Jueces 7:9-15 relata que Dios le dijo a Gedeón que descendiera al campamento enemigo, y al hacerlo oyó la conversación de dos soldados, uno se contaba al otro de un sueño, donde un pan de cebada rodaba y aplastaba a todo el ejército Madianita, y su compañero al oírlo dio la interpretación que era la victoria que Dios había dado a Gedeón sobre ellos.

En resumen…

Finalmente Gedeón venció a los Madianitas, cuando utilizado y guiado por Dios, fue rompiendo cada uno de su límites.

Es interesante dos elementos que le dieron la victoria a Gedeón:

El pan de cebada del sueño del soldado Madianita, Jueces 7:13-14 y por otro lado la declaración de los 300 soldado gritando “por la espada de Jehová y de Gedeón” Jueces 7:20.

Tanto el pan y como la espada representan la Palabra de Dios. Si vas a luchar día a día, debes alimentarte de Biblia, y deja que ella te renueve, te fortalezca y te recuerde las promesas de Dios para tu vida. Pero a la par de la Palabra de Dios es la confesión de la misma, eso representa el grito del ejército de Gedeón. Confiesa tus bendiciones, lo que Dios cree de ti y lo que eres capaz de hacer en su nombre.

Ellos lo han vencido 
por medio de la sangre del Cordero 
y de la palabra del testimonio de ellos. Apocalipsis 12:11 RV95

Hoy, tu puedes hacer la diferencia para cambiar tu destino y el destino de todas tus generaciones, ¡rompe tus límites!.

Así fue sometido Madián delante de los hijos de Israel, y nunca más volvió a levantar cabeza. Y hubo paz en la tierra durante cuarenta años en los días de Gedeón… … y tuvo Gedeón setenta hijos que constituyeron su descendencia. Jueces 8:28-30 RV95


Leer más...

Una Cruz, distintas miradas 1: Judas Iscariote; sacando partido de la Cruz


La Cruz, es un suceso real, que no deja a nadie en la indiferencia, pues de una u otra forma nos afecta y reaccionamos para bien o para mal. La Cruz no es el simple cuento de hadas, es por cierto el momento que divide la historia, que atrae o aleja la mirada. Cualquiera que se topa con ella, tendrá que decidir, porque es el punto en donde se vifurca el camino y donde comienza una nueva calzada.
Queremos abordar la Cruz desde múltiples miradas; hoy: JUDAS ISCARIOTE, SACANDO PARTIDO DE LA CRUZ.

Por todos es conocido el nombre del discípulo traidor y creo que nunca nadie llamará a alguno de sus hijos como él. La Biblia nos ofrece una descripción precisa, leemos del siguiente modo: "Entonces uno de los doce, llamado Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes y les dijo: ¿Qué están dispuestos a darme para que yo les entregue a Jesús? Y ellos le pesaron treinta monedas de plata. Y desde entonces Judas buscaba una oportunidad para entregar a Jesús" Mateo 26:14-16 (Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy)

Esta sola descripción vale para hacernos un panorama completo de quién era Judas y por lo que aquí se nos dice, él buscaba ganar y no perder. El punto principal es que se equivocó rotundamente con su mercancía, porque a diferencia de los negociantes, éste ofreció por un salario al Autor de la Vida. Judas pretendiendo obtener beneficios, llegó a un acuerdo con las más alta jerarquía religiosa de la época, lo que le pareció un buen negocio.
Al parecer las enseñanzas de Jesús, este nuevo "Rabí", no cumplían sus espectativas; amar al prójimo, poner la otra mejilla ante quien te agrede, pagar los impuestos al Imperio, perdonar vez tras vez; no llenaban el corazón de este discípulo que buscaba obtener no sólo beneficios espirituales para un alma sedienta sino que, al igual que muchos, procuraba conseguir bienes y fama, riqueza y poder. Esta actitud se ha venido manifestando durante todo el transcurso de la era cristiana; no nos debe sorprender esa intención de siglos pasados cuando los "seguidores de Cristo", negociaban la salvación y el perdón de los pecados con la llamada venta de indulgencias, con el pretexto de servir al Señor Jesucristo, pero logrando obtener gran ganancia personal y sin duda la condenación de los otros.
La historia sigue su curso y de la filas de la cristiandad se levantaron otros con la misma actitud de Judas, pero ahora enseñarán a sus seguidores "la doctrina de la prosperidad" diciendo: "entrega tu carro, tus joyas, tus propiedades y Dios te dará 100 veces más..." Millones inocentes caerán en la trampa y algunos perderán todo sin obtener más que un "Dios te bendice", en cambio los propagadores de esta doctrina, se llenarán los bolsillos con dinero, con el pretexto de realizar la "obra de Dios"

Pero no es sólo en los grandes movimientos de la cristiandad que se da esto de adoptar la actitud de Judas, sino que ahora mismo, mientras lees estas letras, hay muchos que en las filas de los que se dicen ser seguidores de Cristo, se mantiene la misma actitud; se busca de Jesucristo con el fin de obtener una buena posición, se tiende a pedir más recursos a Dios; cada uno busca ganar, obtener y conseguir para su propio beneficio. No está mal querer surgir, pero cuando los medios usados para ello se sostienen en la fe o se centran en Jesucristo, sin duda se ha equivocado el camino.
Mi amigo, el fin de Judas no es desconocido, obtuvo su ganancia en plata -treinta monedas- pero la recompensa de la culpa y el remordimiento lo llevaron a atentar contra su propia vida; las treinta monedas no las pudo disfrutar y lo peor de todo resulta ser que perdió la comunión con su Maestro, Jesucristo. Quiera Dios que reconsideremos nuestra actitud y en vez de estar afanados en obtener, ganar, alcanzar y conseguir más y mejores cosas aduciendo que servimos al Señor Jesucristo; vivamos agradecidos no confundiendo la buena obra que ha realizado en nuestro beneficio, al morir por nosotros en la Cruz.

Por Escriba Diligente - Chile
www.abriendoellibro.blogspot.com


Leer más...

domingo, 12 de junio de 2011

Fe y Circunstancias

Hace unos semanas estaba haciendo un estudio bíblico acerca de la fe. Así que puse mi cerebro a trabajar. Preguntas: ¿Hay personas que tienen mas fe que otras?, ¿Dios hace lo que queramos si tenemos suficiente fe?, ¿Nunca mas vamos a sufrir o tener problemas si tenemos suficiente fe?, ¿Vamos a tener salud y ser ricos si tenemos suficiente fe?

Muchas veces tratamos de poner a Dios en una caja o en un paquete de emergencias. No entendemos que ¡Dios es soberano y perfecto! y  si revisas tu vida hay circunstancias que no pasan de la manera que uno quisiera que pasaran a pesar de que oramos, ayunamos y leemos la Biblia.

* Nuestra fe no controla o doblega la voluntad de Dios.

* Nuestra fe nos permitirá participar en lo que Dios está haciendo. Tal vez no sea lo que queremos, pero será para nuestro beneficio y su gloria.

* Por la fe entendemos que la voluntad de Dios es perfecta.

No hay una formula o pasos específicos para que Dios haga lo que nosotros queremos. No podemos medir la fe de alguien por sus logros alcanzados. Aquella persona que sigue confiando en Dios aun cuando sus situación no es favorable eso es admirable. 

Pero Dios ha prometido que en nuestro tiempo de necesidad o problemas que siempre que oremos o clamamos a El, su gracia y misericordia se mostrará¿Cuál puede ser nuestro tiempo de necesidad? Cuando alguien enferma, cuando alguien fallece, cuando alguien esta sin trabajo, cuando pasan injusticias y etc. 

"Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios amoroso, para que él tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de necesidad." Hebreos 4:16

Dios nos ha prometido en TODO tiempo que lo necesitemos su gracia y misericordia siempre que nos acerquemos a El.  Dios nos dará la fortaleza, energía, y ánimo aun cuando no no hay razón para tenerlos  a través de su gracia y misericordia. 


© Carla Delgado Sparks- Carla Delgado Sparks Blog
Leer más...

sábado, 11 de junio de 2011

Dinero y la Iglesia I

Dinero y la Iglesia
(Primera parte)

Hay una cosa que todos anhelamos tener pero... nadie quiere hablar. Me refiero -por supuesto- al dinero. ¿A quién no le gustaría engordar su cuenta bancaria? Seamos honestos entonces y reconozcamos que el dinero es una parte vital de la vida.

Sin embargo, a todos nos gustaría tener más dinero pero no nos gusta que se nos hable del dinero. He estado en iglesias donde había una alegría indescriptible hasta que el sermón trataba de dinero. Entonces, el ambiente se caldeaba, se volvía tenso... ¡casi podía cortarse con un cuchillo!

Voy a ser muy sincero contigo, a mi tampoco me gusta hablar del dinero. Mucha gente, tiene la impresión de que en la iglesia solo se habla de dinero. Frases como "En la iglesia te vacían los bolsillos" o "El pastor huele el dinero" pueden ser buenas excusas que a veces corresponden a hechos verídicos.

Hace unos días, el futbolista Kaká declaró: "Mi momento con la iglesia Renacer de Cristo acabó y seguiré con mi búsqueda de Dios" Esto lo dijo, después de que los líderes de la iglesia (a la que Kaká había donado un millón y medio de euros) fueran condenados a cuatro años de prisión por evasión de impuestos.

Así que cuando hablamos de dinero, tenemos que tratar con estas cosas...


Sin embargo, no deja de asombrarme que Cristo habló más acerca del dinero que de cualquier otro tema. Aunque nunca recibió diezmos, el dinero era un tema recurrente en su enseñanza. Alguien dijo que en la Biblia hay 500 versículos que hablan de la oración, otros 450 de la fe, ¡pero más de 2350 del dinero!

Así que podemos discutir las formas pero los números están ahí y son contundentes. ¿Por qué este énfasis? Acaso, ¿hay algo en el dinero que mereció esta prioridad de Cristo? Esta es la pregunta que debemos contestar.

Es obvio que el dinero afecta. Tanto si lo tienes como si no. La presencia o ausencia de dinero puede cambiar a una persona para siempre. Alguien dijo: "El dinero es un esclavo formidable pero también un amo terrible" No puedo estar más de acuerdo con esto. En todo tiempo, las gentes han ido detrás del dinero. Hay quién por dinero vive y mata. Todo parece girar alrededor del dinero y solo quién no quiere verlo puede negarlo.

Así que desde esta perspectiva me parece lógico que Cristo haya hecho un énfasis en el dinero. Al fin y al cabo, estaba hablando de algo que es una prioridad en los hombres. Y como toda prioridad conlleva una fuerza en sí misma, un poder. ¡Y aquí está el dilema!

Todo poder puede resumirse en una premisa muy simple: Controla o se controlado. La gente dice que el dinero es corrupto pero yo no estoy de acuerdo con ello. El dinero es poder y como todo poder el resultado está en la medida en que podemos controlarle o ser controlados.

El problema no es tener dinero sino que el dinero te tenga a ti. El peligro no es manejar dinero sino ser manejado por el. Por eso hay gente honesta que tiene dinero y deshonesta que no lo tienen. La disyuntiva no es la cantidad de dinero sino la cantidad de control.

Esto -a mi juicio- valida toda la enseñanza que Cristo nos pueda dar...

Alex de la Iglesia
(Artículo originalmente publicado en: http://cristianomoderno.blogspot.com/ )
Leer más...