jueves, 13 de octubre de 2011

¡No Quiero Tener Un Espíritu De Derrota!

Cierto día escuchaba a alguien decir: "si le pregunto como esta? Solo me dice que bien, quiero escuchar la tristeza y el dolor." Si tenemos a Dios en nuestras vidas sus promesas son tan claras y tangentes que no me causa la menor duda que aun en tiempos de calamidad yo puedo estar bien y en paz si mi confianza esta en Dios y mi fortaleza. ¿Porqué tenemos que alimentar el decaimiento, la mala gana, la negatividad?
 No quiero estar predispuesta al desanimo y preocupación ¡NO! Si encontraremos problemas en este mundo pero Jesús mismo lo dijo:"Confiad yo he vencido al mundo"(Juan 16:33). 


Y escribo esto por que hasta ahora Dios en su gracia nunca me ha dado a mi y a mi esposo una promesa que no se ha cumplido. Un sueño que no se ha hecho realidad, o un llamado en el que no ha hecho claro que estoy alli por su perfecta voluntad. 


         " Pero Tú, oh Señor, eres escudo en derredor mío, 
          Mi gloria, y el que levanta mi cabeza."  Salmos 3:3

Hay tiempos en que si pasamos por momentos difíciles. Cuando mi hijo enfermo de epilepsia tuve que aceptar que si Dios quería podía poner su mano sanadora en su vida, pero si el no quería igual me iba a dar su victoria sea cual fuere su voluntad(Mi testimonio acerca mi hijo click aquí). Pero lo que no quería tener es un espíritu de perdedora y derrotada. Que mis palabras sean iguales que mis actitudes y pensamientos. 

Sigo orando para que en cualquier tiempo difícil mi confianza siempre este puesta en Dios y ser lo que digo una mujer en victoria no en derrota. Su amor nunca ha dejado de ser. 

Cuando empece a orar para que Dios abriera las puertas para venir America: Dios lo hizo.

Cuando empece a orar por mis estudios aquí en Estados Unidos: Dios lo hizo no tuve que pagar nada, estaba becada.

Cuando empece a orar por mi esposo así ojos azules, hombre de Dios, con su carrera, inteligente:Dios lo hizo. 

Cuando empece a orar para un incremento de salario cuando yo trabajaba: Dios lo hizo. 

Cuando oraba por un vehículo mas grande: Dios lo volvió a hacer.

Cuando ore para que mi hijo sane: Dios lo hizo.

Doy gracias y la gloria a Dios por tantas misericordias en mi vida. Sigo orando y no me cabe la menor duda que Dios vez tras vez me demuestra que el es mi Dios TODOPODEROSO.  Oro para no tener un espíritu de derrota, de preocupación. No voy en ningún momento dudar que Dios va volver hacer su gran obra en mi vida y la de mi esposo vez tras vez. Me seguirá llevando de victoria en victoria. 

"Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada."Jeremías 20:11

¿Estas viviendo una vida de victoria en victoria en Cristo Jesus o derrota en tus propios pensamientos y preocupaciones?



© Carla Delgado Sparks- http://carlavdq.blogspot.com/