lunes, 5 de septiembre de 2011

Tu Mayor Enemigo Eres Tu Mismo...

"Y los enemigos del hombre será los de su propia casa"
Mateo 10:36

Jesús parece hablar un poco fuerte dentro del contexto de este versículo, pero tenemos que entender, ya que ese es el estilo de Jesús, que él habla mediante parábolas, y su significado no es precisamente literal. Un aspecto muy resaltante en los cristianos es la continua lucha contra la carne, ya que ésta va en contra a la voluntad de Dios. Pero también existen algunos aspectos dentro de nosotros que nos impide ver más allá y lograr la voluntad de Dios en nuestra vida. Hoy en día, vemos en la política, economía, música, medios de comunicación, etc. que éstos han sido corrompidos y su mensaje no es un mensaje de amor, esperanza o de buena intensión, y no quiere decir que estos sean instrumentos del diablo para hacernos caer en nuestro diario vivir, sino que cada uno de éstos son controlados por personas, y las personas son las que controlan estas cosas.

Existen 2 razones por las cuales nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos:

1) Porque eres tú el que tomas las decisiones:

"Hoy eres lo que ayer sembraste, y mañana serás lo que hoy siembres" es una de mis frases favoritas y me recuerda cada día que cosas estoy haciendo que pueden afectar mi futuro. Cada decisión que tomemos en la vida va a traer una respuesta, como la ley de acción y reacción. La biblia está repleta de personajes que han tomado decisiones, buenas o malas, pero que su futuro ha dependido de su elección.

Dentro cada uno de nosotros y antes de tomar una decisión suceden varias cosas, de hecho son en mayo parte, 3 aspectos que afectan nuestra voluntad:

* Influencias
* Miedos
* Inspiraciones

Todas estas afectan nuestras decisiones y es por ello que debemos vigilar constantemente que cosas hemos permitido entrar a nuestra mente y que, en cierta parte, controlan nuestra manera de pensar o de ver el mundo. Las influencias nos parcializan a pensar de cierta manera afectando también nuestras decisiones, y como jóvenes, existirá influencias cada día. Un día,mientras estaban los discípulos con Jesús, éste mira a Pedro y le dice, parafraseando, que vendrán pruebas y momentos difíciles, Jesús ora por Pedro no para evitar tales momentos, sino para que su Fe no decaiga en esos tiempos. Entonces, las influencias estarán ahí, ya sea en "amigos", familias, etc. debemos estar alerta para que esas influencias no tomen partido al momento de tomar decisiones importantes. Los miedos son los límites que nos colocamos día a día, que afectan a nuestras decisiones en la forma de que primero pensamos a que le tenemos miedo antes de ver más allá. Cabe destacar que un miedo no es algo maligno, es una forma de limitarnos, por ejemplo, el miedo de ascender en el trabajo nos limita a hacer lo necesario para llegar allá, tenemos ahí un miedo como obstáculo, o por oro lado, el miedo de caer en drogas o en adicciones peligrosas, es un miedo que nos favorece a no hacerlo. En cualquiera de los dos casos tenemos, con la ayuda del Espíritu Santo como guía, que manejar nuestros miedos y ver en qué nos afecta. Y por último las inspiraciones, como aquella fuerza que nos impulsa a llegar más allá.Vemos a ciertos personajes que han logrado algo, y que queremos hacer algo parecido, aquella sensación de no querer fracasar, pero distraerse en una inspiración puede hacer que nos perdamos de la realidad y hasta perder oportunidades que Dios nos da en la vida.

Una frase que debemos tomar en cuenta es que "Dios no va a tomar una decisión por ti...", Dios te ayuda, te inspira y te muestra el camino más no decide por ti y es por ello que no debes dejar que el enemigo sea el dueño de tu mente, si no que Jesús esté guiándote en cada decisión.

2) Porque la raíz de tus caminos yace dentro de ti:

Tomar una decisión es comenzar un camino, por ésto mismo, existen momentos en nuestra vida en los que debemos elegir que camino seguir, colocando una bifurcación en nuestro caminar. Puertas y caminos, en los que cada día luchamos contra algunos obstáculos internos:

Pereza: Freno físico que impide el seguir nuestro camino, y que aunque no se presenta en cada momento de nuestra vida, al momento de elegir nuestro futuro, si está presente, afecta en gran parte.

Negligencia: Omitir un futuro ideal, por un presente momentáneo, ha hecho que nuestro camino sea difícil de recorrer, y muchas veces el diablo no tiene la culpa sino nosotros mismos por no pensar con claridad.

Ignorancia: además de ser el peor enemigo de un ser humano, también se cree y te hace creer que nadie más posee conocimientos suficientes como ella, y un limitante, a gran escala, de puertas.

Debido a que el comienzo de nuestro caminar empieza primero en la mente y después en el cuerpo, conocer y asimilar como parte de nuestro vivir los frutos de espíritus mostrados en Gálatas 10:22-23, puede mejorar en gran medida nuestro caminar así como nos ayuda a ver otras oportunidades.

Humildad: No ser más que los demás, pero tampoco sentirte menos que los demás

Amor: el respeto que merece cada quién y la preocupación por su bienestar, es una forma de vivir en armonía con los demás.

Gozo: La alegría de tu corazón sólo la puede dar Dios.

Paz: no tener problemas y estar tranquilos, no es la verdadera paz. Sino, tener problemas y aún así estar tranquilos, es aquella paz que no la da el mundo sino solo Dios.

Paciencia: El tiempo de Dios es perfecto. "Mañana es muy tarde, pero hoy es muy temprano..."

Benignidad: Una disposición Gentil y benevolente hacia los demás puede alegrar la vida de otros y la tuya también.

Bondad: Tener una inclinación a hacer lo bueno, nos evita muchas complicaciones en el futuro y puede mejorar la vida de otros.

Fe: La esperanza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve, tiene que estar presente en cada aspecto de nuestra vida para que nos vaya bien y en victoria cada día.

Mansedumbre: La mansedumbre es calidad de manso; es poder estar en absoluto control y no es debilidad como ocurre con la violencia.

Templanza: Encontrar el justo equilibrio de las cosas nos mantiene en un camino recto y con integridad ante los demás y con uno mismo.

Que Dios les Bendiga en su caminar, y cada vez que se encuentren en una situación difícil, piensen: ¿Que haría Jesús en mi lugar...? Su respuesta les va a asombrar cada día, y más si aprenden de Dios con amor.

Este escrito realizado por JovenCristiano de: http://www.cartasdeunjovencristiano.blogspot.com/

Síguenos por Twitter: @iJovenCristiano