martes, 6 de septiembre de 2011

Doy respuesta al mensaje "Todo es posible" en este Blog

Amados hermanos:

No pude comentar el post "Todo es posible" de Marco Barrientos que aparece en este blog mas abajo en la pagina principal. Así que decidí crear esta entrada para enviarlo. Estamos llamados a predicar la verdad y pienso que el post "Todo es posible" es contrario a la misma.

Estas no son "discusiones necias". La Biblia enseña que hay discusiones inútiles y vanas. Pero cuando se ataca el corazón mismo del Evangelio jamás será un asunto de menor importancia. Hay mucha gente que no es cristiana que llega a este blog, y presentarles un evangelio falso es un error que debemos evitar.

Una disculpa previa al web master de Blogs Cristianos. Si es posible arreglar que el comentario sea publicado en la entrada sería bueno eliminar este post.


Respuesta por parte del administrador de Blogs Cristianos;
Hola a todos los usuarios de este medio de comunicación e información, no puedo publicar el comentario en la entrada correspondiente, la razón, es que aquí ya se planteo el tema y se debe continuar aquí.
Una sugerencia, la razón de este sitio es bendecir, con distintos tipos de enseñanzas, reflexiones, etc.
Si hay algún articulo que llama la atención para ser discutido un poco mas allá de nuestros cabales, debemos guardar discrepancia, ya que el mismo se puede tornar algo comprometedor e indeseado para los usuarios NO CRISTIANOS del blog.
Saludos y que Dios les siga colmando de su sabiduría.
(Pablo, he recibido tus mensajes, muy pronto cambiare la apariencia del blog y seguiré algunos de tus mensajes).

Bendiciones en Cristo:

Este mensaje presenta un falso evangelio.

Mateo 19:26, Jeremías 29:11 y Proverbios 18:21, que son las citas bíblicas que aparecen en el escrito sin la referencia correspondiente, no enseñan que el propósito de Dios en Cristo es que tú y yo tengamos "verdadera prosperidad, ...disfrutar de libertad interior, salud en el cuerpo y éxito financiero".

Comentar estos tres versículos sería una tarea muy extensa y tal vez lograría rascar la superficie del texto sagrado. Sólo mencionaré que Mateo 19:26 es la respuesta que Jesús le da los discípulos respecto del tema de la salvación: "todo es posible para Dios" es una referencia a la posibilidad insospechada hasta entonces entre los judíos legalistas de que la salvación era sólo por la Divina Gracia de Dios y no por obras humanas. Jeremías 29:11 es parte de una carta a los judíos desterrados en Babilonia para consolarnos y para advertirles de los falsos profetas que arrastraban al pueblo a la apostasía. Los judíos deben estar seguros de que Dios controla todo su futuro y que éste incluye la bendición de la restauración. Proverbios 18:21 significa que las palabras de un necio le pueden acarrear su propia muerte, pero el uso sabio de las palabras traerán felicidad y prosperidad; no obstante, los "cambios en la vida, hijos, matrimonio, ciudad" no escapan al gobierno soberano de Dios.

Por mucho que alguno declare tal o cual cosa, las cosas se darán en la medida que Dios lo determine en su eterno consejo y amor, y no porque Dios esté a la espera de cumplir mis deseos como un genio dentro de una lámpara de aceite.

Los escritores del Nuevo Testamento (NT) no estaban interesados primordialmente en la salud y el éxito financiero. Ningún documento del NT hace de estos aspectos el núcleo de su predicación, y aún ni siquiera elementos periféricos. Los apóstoles están interesados en la salvación por medio de la fe y en la expansión del Reino de Dios. Tienen una enorme urgencia por que las personas se arrepientan de sus pecados y vengan al Señor para tener vida eterna.

Pablo dice que uno debe contentarse con comer y cubrirse, que el amor al dinero es la raíz de todos los males (1 Timoteo 6:8-10) y que la avaricia es idolatría (Colosenses 3:5). Este es un ejemplo de cómo es la perspectiva de los hombres de Dios que trabajan por al expansión de la verdad. Seguramente, Dios puede prosperar las finanzas de un ministerio según su soberano designio, pero puede ocurrir que no le ocurra lo mismo a otro ministerio también por la misma razón. La santidad de los ministerios, su fidelidad a la verdad y la fe que observan en medio de las pruebas y el sufrimiento es el indicador de una fe cristiana verdadera, y no el éxito económico, el rápido crecimiento de una congregación, una nueva casa y un nuevo auto u otras cosas parecidas.

Hay muchas personas realmente consagradas a Cristo que están muy enfermas: jóvenes y viejos por igual. ¿Qué pasará si predicamos este falso evangelio de la prosperidad a los enfermos y a todos aquellos que tiene grandes carencias económicas? Yo lo he visto. Se quejan porque les han dicho que son hijos de un rey que tiene en su mano muchos millones para repartirlos y buena salud para curar, pero a ellos no les llega ni un centavo ni una dosis de medicamento eficaz. No tienen trabajo, o teniéndolo, en lugar de dar gracias se ensañan con Dios y le recriminan el no cumplir sus "promesas" de prosperidad.

Si Dios permite que tengas mucho dinero es para que lo compartas con los que tienen necesidad y para que apoyes financieramente la obra del Evangelio; para que seas "rico en buenas obras" (1 Timoteo 6:17-19). Pero al ser las riquezas inciertas, hay que conservar la perspectiva de Cristo y disfrutar lo que se tiene, pero no atesorar en la tierra sino en el cielo por medio de la inversión del dinero en propósitos celestiales y eternos (Mateo 6:19-21).

Si eres pobre o estás enfermo, eso no significa que algo esté necesariamente mal contigo. No significa que ocurre porque no has pedido bien. Si eres salvo por medio de la fe en Jesucristo y eres un hijo de Dios, en la posición en la que te encuentras Dios puede usarte para testificar. Los ángeles del cielo se alegraron con tu conversión. Busca mejores oportunidades, si es posible, para darle a otros hermanos y gente necesitada; para apoyar algún ministerio en la iglesia; para regalar alguna Biblia al vecino. Si estás enfermo no te quejes con Dios porque nada ocurre ha sus hijos sin que sea para bien de su plan redentor. Desde allí se puede testificar conservando la fe y hablando a otros de los consuelos espirituales que pueden llegar en medio del dolor a tu corazón.

Pero ya sea que seas rico, seas pobre, estés enfermo o sano, todo ello se debe a la misericordia y eterno consejo de Dios que ha permitido que eso ocurriera. No esperes, amable lector, que llegando a la fe cristiana estas mentiras del evangelio falso de la prosperidad se vayan a cumplir por "obligación divina" y como "por arte de magia". Jesús vino a redimirnos y hacernos nuevas criaturas por medio de la fe sola y según su Gracia Divina y su previo conocimiento y elección desde la eternidad. Sí te puede sanar; sí te puede conceder que obtengas bienes materiales, pero eso es una añadidura, en todo caso, en la vida de las personas. Arrepiéntete y confía en Cristo para el perdón de tus pecados. Ve y cuenta a otros lo que Dios ha hecho contigo. Vive la santidad. Ese es el Evangelio de Jesucristo.

En el amor del Señor.