sábado, 11 de junio de 2011

Dinero y la Iglesia I

Dinero y la Iglesia
(Primera parte)

Hay una cosa que todos anhelamos tener pero... nadie quiere hablar. Me refiero -por supuesto- al dinero. ¿A quién no le gustaría engordar su cuenta bancaria? Seamos honestos entonces y reconozcamos que el dinero es una parte vital de la vida.

Sin embargo, a todos nos gustaría tener más dinero pero no nos gusta que se nos hable del dinero. He estado en iglesias donde había una alegría indescriptible hasta que el sermón trataba de dinero. Entonces, el ambiente se caldeaba, se volvía tenso... ¡casi podía cortarse con un cuchillo!

Voy a ser muy sincero contigo, a mi tampoco me gusta hablar del dinero. Mucha gente, tiene la impresión de que en la iglesia solo se habla de dinero. Frases como "En la iglesia te vacían los bolsillos" o "El pastor huele el dinero" pueden ser buenas excusas que a veces corresponden a hechos verídicos.

Hace unos días, el futbolista Kaká declaró: "Mi momento con la iglesia Renacer de Cristo acabó y seguiré con mi búsqueda de Dios" Esto lo dijo, después de que los líderes de la iglesia (a la que Kaká había donado un millón y medio de euros) fueran condenados a cuatro años de prisión por evasión de impuestos.

Así que cuando hablamos de dinero, tenemos que tratar con estas cosas...


Sin embargo, no deja de asombrarme que Cristo habló más acerca del dinero que de cualquier otro tema. Aunque nunca recibió diezmos, el dinero era un tema recurrente en su enseñanza. Alguien dijo que en la Biblia hay 500 versículos que hablan de la oración, otros 450 de la fe, ¡pero más de 2350 del dinero!

Así que podemos discutir las formas pero los números están ahí y son contundentes. ¿Por qué este énfasis? Acaso, ¿hay algo en el dinero que mereció esta prioridad de Cristo? Esta es la pregunta que debemos contestar.

Es obvio que el dinero afecta. Tanto si lo tienes como si no. La presencia o ausencia de dinero puede cambiar a una persona para siempre. Alguien dijo: "El dinero es un esclavo formidable pero también un amo terrible" No puedo estar más de acuerdo con esto. En todo tiempo, las gentes han ido detrás del dinero. Hay quién por dinero vive y mata. Todo parece girar alrededor del dinero y solo quién no quiere verlo puede negarlo.

Así que desde esta perspectiva me parece lógico que Cristo haya hecho un énfasis en el dinero. Al fin y al cabo, estaba hablando de algo que es una prioridad en los hombres. Y como toda prioridad conlleva una fuerza en sí misma, un poder. ¡Y aquí está el dilema!

Todo poder puede resumirse en una premisa muy simple: Controla o se controlado. La gente dice que el dinero es corrupto pero yo no estoy de acuerdo con ello. El dinero es poder y como todo poder el resultado está en la medida en que podemos controlarle o ser controlados.

El problema no es tener dinero sino que el dinero te tenga a ti. El peligro no es manejar dinero sino ser manejado por el. Por eso hay gente honesta que tiene dinero y deshonesta que no lo tienen. La disyuntiva no es la cantidad de dinero sino la cantidad de control.

Esto -a mi juicio- valida toda la enseñanza que Cristo nos pueda dar...

Alex de la Iglesia
(Artículo originalmente publicado en: http://cristianomoderno.blogspot.com/ )