viernes, 24 de junio de 2011

Como enfrentar la muerte de una persona

Ps. Byron Sales Curiel
https://www.byronsales.blogspot.com


Intro…
Una de las situaciones más difíciles en la vida, es enfrentar la muerte de un persona querida, un familiar o un buen amigo. En lo particular muchas veces he experimentado esa situación, pero en dos de ellas lo he sentido aún más, la primera enero de 2003 cuando falleciómi padre y la segunda recientemente en abril de 2011, cuando tuve que enterrar a mi abuelo, quien ocupó por muchos años ese lugar que dejó mi papá, así que puedo decir que he visto morir a dos padres en mi vida.

Y así como está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después venga el juicio. Hebreos 9:27 NVI

Es un hecho innegable que la muerte causa en nosotros, dolor, impotencia, angustia y desesperación entre otros sentimientos. Es por eso que es muy difícil que una persona esté preparada para enfrentar la muerte. Sin embargo, hay algunas cosas que debes saber para poder hacerle frente de mejor manera.

Debes saber que todo tiene su tiempo.

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir… …un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto y un tiempo para saltar de gusto.
Eclesiastés 3:1-2, 4 NVI

Lo primero que debemos entender, es que Dios ha destinado un tiempo para todo, incluso para morir.

La muerte desde la perspectiva bíblica no es el fin de todo, sino tan solo es el paso o la transición a una eternidad, sea a una eternidad con Dios o a una eternidad si Él.

Lamentablemente, esa decisión de que eternidad viviremos después de la muerte, debemos que tomarla en vida. Es por ello, que es de vital importancia la búsqueda de Dios mientras tengas vida, arregla tu relación y comunión con Él, porque nadie te puede garantizar si mañana vivirás.

Ahora bien, a Jesús no debes buscarlo por temor a la muerte, sino búscalo como una vía para llegar al Padre y gozar de sus bendiciones.

Le dijo Jesús: —Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. Juan 11:25-26 NVI


Debes saber que Dios no es ajeno a tu dolor.
Uno de los relatos más conmovedores de la biblia se relata en el evangelio de Juan, que describe sobre la muerte de Lázaro, Jesús llegó a visitar a sus hermanas:

María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verlo, se postró a sus pies, diciéndole: —Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Jesús entonces, al verla llorando y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y preguntó: —¿Dónde lo pusisteis?. Le dijeron: —Señor, ven y ve. Jesús lloró. Juan 11:32-35 NVI

La gran pregunta de muchos al igual de María es ¿dónde está Jesús cuando alguien muere? ¿dónde está cuando más lo necesitamos?, la respuesta es: Él está tan cerca de ti, y llorando juntamente contigo, porque comprende y siente tu dolor, Jesús lloró juntamente con las hermanas del amigo que había fallecido.

Dios es alguien que se goza con los que se gozan, pero también llora con los que lloran. Y porque comprende y siente ese dolor, según el libro de Filipenses te promete lo siguiente:

Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7 RV95

Dios promete dar Su paz que pasa el entendimiento humano, aún en medio del dolor y la angustia, tan sólo pide que oremos y que le presentemos nuestras peticiones. Además esa paz va a guardar dos cosas: guardará nuestro corazón, es decir nuestras emociones, y por otro lado nuestros pensamientos, pensamientos muchas veces de incertidumbre y de angustia ante lo que va a pasar de ahora en adelante.

Es importante señalar que el Reino de Dios como lo menciona Romanos 14:7 es un Reino de paz y gozo. No tengas pena de llorar y expresar tus emociones, pero recuerda pedirle a Dios que te regrese a sentir lo antes posible esa paz y gozo.

Debes saber que podemos reflexionar.

Vale más ir a un funeral que a un festival. Pues la muerte es el fin de todo hombre, y los que viven debieran tenerlo presente. Eclesiastés 7:2 NVI

La muerte de una persona es propicio para hacer una autoevaluación y considerar cómo está nuestra relación con Dios. Ir a un funeral siempre será un recordatorio que no tenemos la vida comprada y que Dios nos brinda una oportunidad de acercarnos a Él.

Hay un proverbio popular que dice “nadie se muere antes de tiempo”, pero eso no es necesariamente cierto:

No quieras hacer mucho mal, ni seas insensato; ¿por qué habrás de morir antes de tu tiempo? Eclesiastés 7:17 RV95

No seas insensato, ni permitas acortar tus días aquí en la tierra haciendo lo malo, Dios es un Dios de gracia y perdonador, pero también es fuego consumidor.

En otro orden de ideas, la muerte también nos permite evaluar lo que hemos hecho hasta ahora en la vida, y lo que aún tenemos pendiente por hacer.

Y oí una voz que me decía desde el cielo: «Escribe: “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor.” Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen. Apocalipsis 14:13 RV95

Aunque Efesios 2 declara que no es por buenas obras que somos o alcanzamos la salvación sino es por Fe, debemos hacer buenas obras porque somos salvos.

Por lo tanto, vive tu vida de tal manera que dejes una huella en la historia y en los corazones de otras personas, que tu vida inspire a otros a seguir adelante y a triunfar en esta tierra, sobre todo a tu familia y a tus amigos.

En resumen…
La muerte nos es el fin de todo, es el inicio de algo nuevo, de una vida eterna, tan solo asegúrate que sea una vida eterna con Dios, confiésalo ahora como tu Salvador.

Deposita tu confianza, tus sentimientos y pensamientos en Dios, porque el comprende y comparte lo que estás viviendo.

Asegúrate de no morir antes de tiempo, que no te falte vida para realizar todos tus sueños.