martes, 3 de mayo de 2011

Cristiano Moderno

Cristiano Moderno
(Parte uno)

Muchos concuerdan en que vivimos en los últimos tiempos. En realidad, la iglesia está viviéndolos desde su creación. Desde Cristo, los Apóstoles, hasta hoy –con altas y bajas- la iglesia siempre ha predicado y ha querido vivir en los tiempos del fin. Y esto está bien, en la medida en que esta doctrina ha sido y es un estímulo para vivir un cristianismo consagrado.

El hecho es que ni la Biblia ni Cristo han revelado el día y la hora. Por lo tanto, no podemos poner fecha a este acontecimiento. Pero aunque no se nos ha revelado fecha… ¡se nos han dado señales! Ciertos acontecimientos en forma de marcas distintivas o signos que podrían presagiar el fin. Hay una rica literatura acerca de esto.

El detalle es que –normalmente- las señales son buscadas en el mundo. Se siguen con lupa los conflictos, las catástrofes, los cambios climáticos, etc. Obviamente que son una parte de los signos a seguir. Pero, se descuidan las otras señales las que tienen que ver con la iglesia. Puedes encontrar muy poca literatura sobre esto y “menos popular”

Hay señales afuera que –de algún modo- nos hacen presagiar que podríamos vivir en los últimos tiempos. Pero, si las señales afuera son alarmantes las de dentro son… ¡contundentes! Una simple reflexión me dice que tenemos más iglesias y más recursos y menos impacto que nunca en la historia. ¿Porque una iglesia rica y numerosa tiene tan poco impacto en la sociedad?

En los últimos años, el crecimiento de la iglesia en naciones y en continentes enteros ha sido notable. Sin embargo, vemos crecer la iglesia en la misma proporción que empeora la sociedad. Y no hablo de un empeoramiento económico o social de lo que los gobernantes deberían ser responsables. Hablo de una declinación moral de la que la iglesia es responsable.

Mi ejemplo es la iglesia primitiva. Una iglesia perseguida que entregó muchos mártires a la causa y que –sin embargo- cambió un Imperio. Hizo cristiano un mundo que era pagano e impregnó de una moral a un mundo inmoral. Mi pregunta es: ¿Dónde ha quedado esa premisa?

He dicho que una de las señales del fin es la condición de la iglesia. Pablo en el “Carácter de los hombres en los postreros días” y Cristo en el "Mensaje a las Siete Iglesias" hacen una descripción pormenorizada de las señales que ocurrirían dentro de la iglesia. Concretamente en la vida de los cristianos…

Pablo habla de hombres en la iglesia “Amadores de los deleites más que de Dios que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella…” Y Cristo habla de una iglesia “Rica que no tiene necesidad de ninguna cosa…" Y "No es fría ni caliente…”

Esto produciría un nuevo tipo de cristiandad, uno que ni en tiempos de Cristo ni Pablo llegaron a ver…

Ampliare un poco mas en la segunda entrega!

Alex de la Iglesia
(artículo publicado en http://cristianomoderno.blogspot.com/)