miércoles, 4 de mayo de 2011

¿Cómo es mi Dios?


¡Stop! ¡Deja de leer! Si quieres seguir equivocado no sigas leyendo este post… pero si te pica la curiosidad, déjame decirte que esto será verdaderamente revelador para ti.

Existe alguien que está interesado en que no conozcas a Dios y, aunque no es necesario tener títulos universitarios para saber quién es, no vamos a perder el tiempo hablando de él.

Muchas veces tenemos una visión errónea para ver a Dios… Sí, como si fuéramos miopes espirituales, unos cuatro ojos caminando hacia una dirección equivocada…

¡Ey, tú! Sí, te hablo a ti… A ti que piensas que Dios está muy ocupado… A ti que dices lo mío son tonterías, no lo voy a molestar… ni tiempo tendrá para escucharme.  O quizá piensas yo soy muy pequeñito… Hay gente VIP que lo tiene muy ocupado… Ocupado con la boda de los príncipes, con los japonesitos y el movimiento de la tierra… A mí no me va a hacer caso pues todo lo mío es insignificante…
Mi Dios no es así

Una vez más  te digo ¡Stop! ¡Detente! Mi Dios no es así. Muchos de los que me leen hoy, creen que Dios es como Gargamel y nosotros como los pitufos. Se lo imaginan diciendo Odio a los pitufos…

Pensamos que Dios todo el tiempo quiere expectorarnos del cielo y al orar el pan nuestro de cada día dánoslo hoy, Él nos dará una manzana envenenada… Te lo repito otra vez, mi Dios no es así.

Pensamos ir a buscarlo cual caperucita roja con un buen regalo en la canasta de nuestra vida, portándonos bien y saltando por los campos hasta que por el camino nos cruzamos con el lobo feroz, nos cruzamos con sus garras, cedemos a sus encantos... y por ello ya no habrá para nosotros una vida con un final feliz… No, mi Dios no es así.

¿Serás tú acaso de los que buscas a un Dios bombero solo para que apague los incendios en tu vida? ¿Serás tú de los que buscan a Dios cuando está en warning o low battery?

Mi Dios está conmigo las 24 horas del día. No solo apaga mis incendios sino que me da las vitaminas que necesito cada día… y no lo digo para molestarte porque la buena noticia que te tengo es… que Dios te ama.

Y tú me dirás… ¿A mí? Sí, a ti… tal y como eres… con el lunar en tu nariz, con la cara de sharpei cuando te molestas, con tus manitas sudadas, pequeñín, enrulado, más flaco que un fideo, pasadito de postres, alto como una jirafa... tal como eres, eres único e importante para Dios.

A veces creemos que nuestros padres son las personas que más nos aman sobre la tierra y puede ser pero la Biblia dice “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos” Salmo 27:10 - Nueva Versión Internacional

¡Imagínate, Dios te ama más que tus padres! Más que de aquí a la luna, más que al infinito y más allá…

Su amor te satisface… así que Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones” Deuteronomio 7: 9 – Reina Valera 1960

Entonces, voy presentarte a un Dios que se dará a conocer a tu vida y estará contigo siempre… porque su amor nunca se acabará para ti…
Sí, su amor no tiene barreras… Él espera cada mañana a que despiertes porque cuando abras tu biblia… te hablará.... Cuando duermas… mandará ángeles que velen tu sueño. Él cuida de tu familia… y de todo lo que amas.

Pero tú ¿qué faceta de Dios quieres conocer? Por dónde lo conozcas, quedarás sorprendido… Mi Dios… es bueno… fiel… mi mejor motivador… mi amigo… mi amante… mi consejero…

Mi Dios es todo para mí… ¿qué quieres que sea para ti?



Por Wenddy Neciosup