viernes, 25 de febrero de 2011

Las 2 Des: Desgaste – Disfruta


¿Cuántos se sienten cansados? Puedo ver varias caras frente al computador… Es verdad, a estas alturas del año, muchos sienten que les falta punche para terminar el año. Déjenme hacerles una pregunta: ¿Piensan que necesitan un masajito o desconectarse del mundo para recobrar fuerzas?  Si tu respuesta es afirmativa… Quiero contarte de mi querido amigo, el apóstol Pablo. Él sabía del stress cuando dijo: “Con gusto me desgastaré por ustedes  y también desgastaré todo lo que tengo, aunque parece que cuanto más los amo, menos me aman ustedes a mí” 2 Corintios 12:15 NTV

Todos nos desgatamos en la vida trabajando, estudiando, dando lo mejor… Pero lo cierto es que por mucho o por poco que se haga, igual todos sin excepción nos envejecemos y nos cansamos. Tal vez unos más rápido que otros… así que no se hagan los de la vista gorda.

Inevitablemente nos vamos a desgastar… A algunos nos cuesta levantarnos temprano para estudiar inglés, para ir a trabajar o para sacar el perro; a otros les cuesta salir a correr o llevar a los hijos a la escuela. Lo cierto es que de una manera u otra, tenemos gente que amamos por los que sacamos fuerzas cada día para seguir viviendo. Tenemos sueños y metas que cumplir…

Ahora, hay algo que quisiera que aprendas al leer este blog: Amigo, ¡que tu desgaste valga la pena - aprende a disfrutarlo! De nada sirve acumular tesoros, carros, casas, mucho dinero en el banco si regresas a un hogar infeliz  si no disfrutas. ¿Para qué te sirven tantos estudios – diplomados, becas, idiomas – si no te sientes feliz al desgastarte por las personas que amas, si no lo disfrutas?

Eclesiastés, un libro de sabiduría, nos dice en el capítulo 6:1-2 “He visto otro mal terrible bajo el sol que pesa tremendamente sobre la humanidad. Dios les da a algunos mucha riqueza, honor y todo lo que pudieran desear, pero luego no les da la oportunidad de disfrutar de esas cosas. Se mueren, y algún otro, incluso un extraño termina disfrutando de toda esa abundancia. Eso no tiene sentido, es una tragedia terrible”.

Estoy totalmente de acuerdo. ¡Qué tragedia que te desgastes tanto sin disfrutarlo, y peor aún que otro lo haga por ti! ¡Ah, no. Yo misma quiero disfrutar mis bendiciones!

Pablo se desgastó por su familia, por su gente, Jesús lo hizo por la humanidad pero ellos se renovaron día a día y tenían una satisfacción eterna pues disfrutaron, se dieron el tiempo para hacerlo.

Dios no quiere que sufras más, Él quiere que disfrutes, quiere que vivas sin stress, scuatro, sin afanes,  sin que se te caiga el pelo de la preocupación o como le digo a mi mejor amiga: ¡tranquila anguila... Respira un poco y cálmate!
¿Y tú? Si trabajas incansablemente para tener lo que no tienes y cuando lo tienes no lo disfrutas… estás desgastándote en vano. Si vives sólo para trabajar, sólo para comer, eso no es vida.

 “Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos? ¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida?” Mateo 6:25-27 NTV

Es tiempo de empezar a disfrutar de las bendiciones que Dios te ha dado, no estés tan preocupado en el ¿CÓMO?

¿Cómo terminarás la universidad? Si Dios permitió que ingresaras, Él te ayudará hasta acabarla. ¡Ten fe! Te preguntas si ¿tendrás para tales o cuales gastos? Amigo, la vida vívela con esperanza, confía en Dios… Tienes que dejar de preocuparte y descansar en Él.

Él te vestirá, te dará de comer, Él proveerá para todo… tú DISFRUTA cada momento,  que no llegue el tiempo que por mucho afán no disfrutaste de tu vida y de la vida de los seres que te rodean. Examínate y mira si verdaderamente te has estado desgastando por gusto o si lo has estado haciendo por un propósito que vale la pena.

Y si en este momento tienes una preocupación, algo que te desgasta por dentro… Ora, pídele ayuda a Dios pues Él no se cansa de ayudarnos, de escucharnos y de hacer que nuestra vida a su lado sea mucho mejor. Sigue mi consejo: EMPIEZA A DISFRUTAR TU VIDA HOY.