viernes, 7 de enero de 2011

Desconéctate para Conectarte

En estos días se estrenó en mi país la película Red Social – a causa del boom que ha generado el Facebook a nivel mundial – y de algún modo u otro, eso me sirvió de inspiración para escribir este mensaje en mi muro y en mi blog para así compartir con ustedes lo que estoy pensando.


Desde hace ya varios meses, tengo amigos que constantemente están online, otros que a todo le dan click en me gusta, tengo mis top fans, cerré mi Farmville porque se volvió adictivo y constantemente me llegan mensajes de personas que me etiquetan cuando ni siquiera sale mi cara en la foto!!!! Eso realmente me molesta, ¿a ustedes no?

Díganme, por favor, que no soy la única. Se te llena la bandeja de entrada de tantas notificaciones, gente que comentó después de ti… En fin cosas buenas y malas, como yo digo: “Ojos que no ven, Facebook te lo cuenta”. Allí tranquilamente uno se entera de todo: parejitas que salen del anonimato, relaciones que se rompen, peleas entre amigas o novios. Prefiero sonreír…

Pero realmente es una locura… Es inimaginable todo lo que uno se puede enterar a través de una red social. Pero, esperen… No me malinterpreten pues creo que las redes sociales son una gran herramienta para los líderes, inclusive un candidato ganó las elecciones solo por utilizar las redes sociales y en ocasiones muchas personas realizan campañas de ayuda social por medio de éstas.

El asunto está en lo que publicas. Sí, y por eso me atrevo a decirte de manera clara y directa: “Amigo de quienes hacemos, eso somos lo que publicamos…”. Ten mucho cuidado con lo que haces porque siempre hay algún seguidor que te está mirando y mejor aún, en el cielo están los binoculares más grandes… Recuerda que a Él nada se le escapa y sí puede revisar qué cosas o a quiénes visitas frecuentemente.

Me sorprende encontrarme con cristianos que consultan a Sheepy por su palabra rhema del día. Es sorprendente ver cómo algunos dan click en la aplicación ¿Qué me dice Jesús hoy? Estamos en la era donde se cambió el horóscopo esotérico por la galleta de la fortuna o por una frase cristiana. Aunque también hay de aquellos  que dicen  que no usan redes sociales pero que abren la Biblia al azar para ver qué les dice Dios hoy…  

Yo me pregunto: “¿Esa gente no ora, no lee la Palabra de Dios?” Date cuenta, amigo cristiano, sin ánimo de criticarte pero por favor auto examínate y responde esta pregunta: ¿Cuánto tiempo pasas en el Facebook revisando tu cuenta o revisando la cuenta de otros? Y ahora plantéate esta otra pregunta: ¿Cuánto tiempo inviertes conversando con Dios? ¿Qué es lo primero que haces al despertar? Iniciar sesión o iniciar conversación con el de arriba…

Antes, que una se olvidará del celular era un crimen… Ahora alguien que no tiene su celular conectado a alguna red social es un cavernícola… ¿Por qué sucede esto? Simple… porque tenemos la necesidad de comunicarnos, de estar conectados pero déjame decirte que el primer comunicador es DIOS y Él te creó, es tu fabricante y quiere hablarte cada día, Él desea tener comunicación abierta contigo y estar dentro de tu red privada…

Él anhela mostrarte cómo será tu vida en el próximo año. Él dijo: “Pídeme y te daré a conocer secretos sorprendentes que no conoces acerca de lo que está por venir” Jeremías 33:3NTV Otra versión dice: “Clama a mí y yo te responderé, y té enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces” Más claro que el agua no puede estar, ¿verdad?

Así que es hora de poner tu Face en el Book. Sí, es hora de poner tu cara en la Biblia!!!!! Lee con tus propios ojos, que no te la cuenten, conoce a Dios de una manera personal, pídele como un hijo… Clamar es pedirle con desesperación por lo que quieres…

Te doy un consejo: “No pases al 2011 sin haber clamado por una respuesta de Dios en el área en la que lo necesites”. Jesús lo hizo así: “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto y allí oraba” Marcos 1:35 Que el orar sea lo primero que hagas al abrir los ojos en la mañana, no necesitas buscar el desierto de Sahara puedes hacerlo en un lugar donde te sientas bien y solo deja que Él sea quien te enseñe…

Mi amigo lector, empieza a escribir un Faithbook. Sí, tu Libro de Fe, donde tu prioridad número uno sea hablar con Dios, leer su Palabra. Coloca todos tus sueños, todas tus metas, todo lo que él te dice colócalo allí para que  así verdaderamente demuestres quién es tu Dios...

No vengas a la iglesia a hacer algo que no haces en casa, no vengas a cantarle o hablarle amorosamente si  en lo privado no lo haces. Que en serio se note que tú cada mañana pasas tiempo con Dios y sales sellado con su presencia… Tanto así que querrás enviar invitaciones a tus amigos a conversar con Dios.

Te animo a empezar a buscar en la Biblia promesas para cada área en tu vida. Estoy segura que cada una de esas promesas se cumplirán; es más desde ya, me pongo de acuerdo contigo y creo que nosotros seremos los que continuemos escribiendo Hechos 29, 30, 31… Hechos 1000 porque nadie que está en la presencia de Dios sale igual.

No lo olvides podemos comunicarnos con nuestro creador: “Pero si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia” Santiago 1:25 NTV
Y qué tal si todos nos unimos y colocamos en nuestros muros del Facebook y del Twitter: @Jesucristo quiere ser tu amigo… ¿Lo añades?

video