sábado, 1 de enero de 2011

2011… ¡MIL VECES MÁS!


Después de oler a cohetones, parrillita y asomarme por la ventana a contemplar los fuegos artificiales; quizá algunos de ustedes todavía no recuperan el sueño, les confieso que me duelen los pies de todo lo que bailoteé recibiendo el 2011 con alegría. Me hubiese encantado que me vieran pues parecía  un trompo humano, incluso hasta inventé nuevos pasos de baile… Es cierto, tuve mi propio aguatón con mis amigos.

Pienso que este nuevo año es una PUERTA ABIERTA en el CIELO que nos traerá 365 días de oportunidades, 365 cheques en blanco donde cada uno de nosotros escribirá una historia… ¿y tú, mi amigo, que harás para hacer que cada uno de estos días sea maravilloso? Haz esta oración: Señor, “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días; que traigamos al corazón sabiduría” (Salmo 90:12)

Sí, que vivamos realmente días con sabiduría, aprovechándolos y sacándoles el juego en todo lo que hacemos. Mi amigo – porque ya no eres un simple lector – decide ser excelente, decide ser intrépido, decide lanzarte a los nuevos desafíos que se pongan en frente y, de una vez por todas, decide cumplir con cada una de las metas que te has trazado para este 2011.

Todos queremos que nuestros sueños y metas se hagan realidad pero es a base de esfuerzo, de trabajo y de determinación que vas a construir tú mismo ese nuevo comienzo que mantendrá las Puertas del Cielo abiertas de par en par, para nosotros durante todo este año. “Después de esto miré, y allí en el cielo había una puerta abierta. Y la voz que me había hablado antes con sonido como de trompeta me dijo: Sube acá: voy a mostrarte lo que tiene que suceder después de esto” (Apocalipsis 4:1)

Leía en la cuenta que tengo en Twitter, que muchos habían tomado la decisión de seguir con la propuesta de estudiar la Biblia en un año. Y me pareció muy buena decisión para aquellos que han decidido hacerlo, aunque realmente espero que no quede sólo en propuestas sino en  que se convierta en un hábito que esas personas construyan de por vida. Por cierto, tú también podrías unirte a ellos…

Pide en oración que tu despertador sea el Espíritu Santo y lo primero que veas no sea tu correo electrónico sino tu Manual de Vida… LA BIBLIA, recuerda que sin ella no funcionas. Así que toma la determinación y ¡empieza hoy! Es mi anhelo – y estaré orando por ello – que seas el Enoc del Siglo XXI, es decir que seas el hombre o la mujer que camina con Dios día a día, que brilla en todo lugar donde esté, que a Dios le agrade tanto tu compañía que te llame AMIGO.
No tengas miedo por las olas que el 2011 trae consigo, por más grandes que sean no les tengas temor “pues el Señor irá delante de ustedes; atrás los protegerá el Dios de Israel” (Isaías 52:12NTV) ¿Qué buen guardaespaldas nos hemos conseguido para vivir la aventura de este año? Dispón tu corazón para agradar a Dios todos los días, para que camines con EL INVENCIBLE… para que des pasos de fe con la seguridad que no estás sólo sino que Él va contigo.

Este año en vez de ser materialista, sé materia lista para que Dios siga transformándote como Él quiera y así pueda seguir usando tu vida. “Pero yo confío en ti. Oh Señor, digo: “Tú eres mi Dios”. Mi futuro está en tus manos” (Salmo 31:14-15NTV) Qué rico saber que tu futuro y el mío está en manos de Dios y no en ningún pronóstico esotérico ni en una bola de cristal o en las tontas cábalas, y muchos menos en la rumbología.

Como mi futuro está en la manos de Dios, tengo la seguridad que el 2011 será extraordinario, más de lo que te imaginas. Así que siéntete el ganador de la Lotto, siéntete como la última coca cola del desierto, como el hijo favorito de Dios porque ¡YA GANASTE! No dejes que nada ni nadie te tumbe la fiesta del 2011 diariamente o que te dañen los días, ve a tu trabajo, a tus estudios con la actitud de un nuevo comienzo. Estate alegre y expectante de todo lo bueno que vendrá, feliz de saber que Dios va a cumplir TODO lo que te ha prometido porque Él no miente, si ya te dio su Palabra, la va a cumplir sí o sí.

Te animo a buscar una palabra especial de Dios en la Biblia para este 2011 o ¿ya la tienes? Si no es así, te animaré pues te voy a compartir la mía, para que sepas cuando se haga realidad y festejemos juntos. Está en Deuteronomio 1:11 que dice: ¡Jehová Dios de vuestros padres os haga mil veces más de lo que ahora sois, y os bendiga, como os ha prometido!

Fíjate que yo pensaba que todos estos años, junto a mi Dios, habían sido estupendos. Ahora, en este año, me va a bendecir MIL veces más y va a cumplir TODO lo que me ha prometido. Dime, ¿si no hay motivos para celebrar y estar de fiesta todo el 2011? Ajuaaaaaa…

Te invito, entonces, comprar tu serpentina, tus matracas y todos los accesorios necesarios porque celebraremos cada oración contestada, y porque sí o sí DIOS NOS BENDECIRÁ MIL VECES MÁS.