martes, 28 de septiembre de 2010

¿Como supieron los discipulos que eran Moises y Elias cuando el Senor Jesus se transfiguro?

¿Cómo supieron los discípulos quienes eran las personas que aparecieron junto al Señor Jesús, cuando se transfiguró?

Permítame leer el texto donde se relata este episodio. Se encuentra en Mateo 17:1-4. La Biblia dice: Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto;
Mat 17:2 y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz.

Mat 17:3 Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.
Mat 17:4 Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.

Como habrá notado, el texto no revela la manera como los discípulos, Pedro, Jacobo y Juan, supieron que los dos personajes que aparecieron hablando con el Señor Jesús, eran Moisés y Elías. Lo único que se puede afirmar sin temor a equivocarnos es que fue el Espíritu Santo quien reveló e inspiró a Mateo a afirmar por escrito que se trataba de Moisés y Elías.
Leer más...

lunes, 27 de septiembre de 2010

Segun Exodo 25:19, Dios ordena la construccion de imagenes para que sean adoradas, ¿eso por que?

Este estudio bíblico esta basado en una pregunta que hizo nuestro amigo Ancash, Huaraz, desde Perú, y dice así:
Quisiera que hagan un comentario sobre el texto en Éxodo 25:19, donde aparentemente Dios está ordenando la construcción de imágenes para que sean adoradas.

Damos gracias al Señor por lo que este programa radial está produciendo en su vida, amigo oyente.

Comenzaré por mencionar que la adoración de imágenes está absolutamente prohibida en la Biblia. Ponga atención a lo que dice el primer mandamiento del Decálogo. Se encuentra en Éxodo 20:3 donde dice: “No tendrás Dioses ajenos delante de mí”

Cuando una persona pone cualquier cosa en el primer lugar antes que Dios, esa persona está cometiendo el pecado de idolatría, o la adoración a un ídolo o a un dios ajeno.

Los ídolos pueden ser imágenes, o figuras, o personas, o cosas, o actividades. El primer mandamiento del Decálogo condena la práctica de adorar los ídolos. El segundo mandamiento del Decálogo está relacionado con el primero. Tiene que ver con no adorar al Dios verdadero a través de cualquier objeto o imagen material.

Note lo que dice Éxodo 20:4-6 “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos”

El pecado no está solamente en adorar a una imagen, el pecado está también en adorar al verdadero Dios a través de una imagen. Esto específicamente es lo que condena el segundo mandamiento del Decálogo cuando dice: No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. Dios es espíritu y como tal está al mismo tiempo arriba en el cielo, abajo en la tierra y en las aguas debajo de la tierra.

¿Cómo se puede representar algo así con una imagen? Muchas personas no entienden esto y de esta manera quebrantan el segundo mandamiento del Decálogo. Estas personas se inclinan y honran a las imágenes, cualesquiera que sean, y cuando uno les pregunta: ¿Por qué lo hacen? Defendiéndose dicen: No estoy adorando a la imagen, sino que estoy adorando a Dios representado por esa imagen. Pero esto es justamente lo que está prohibiendo el segundo mandamiento del Decálogo. Por eso dice textualmente: No te inclinarás a ellas, es decir a las imágenes, ni las honrarás.

Quien lo hace está enfrentándose a un Dios que es fuerte, celoso, que visita la maldad de los padres sobre los hijos, hasta la tercera y cuarta generación de los que le aborrecen. Todo esto para afirmar que de ninguna manera Dios puede alentar que se fabriquen imágenes para ser adoradas o para recibir adoración por medio de ellas.

Con esto en mente leamos el pasaje bíblico que se encuentra en Éxodo 25:17-22 “Y harás un propiciatorio de oro fino, cuya longitud será de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio. Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.

Harás, pues, un querubín en un extremo, y un querubín en el otro extremo; de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos. Y los querubines extenderán por encima las alas, cubriendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente del otro, mirando al propiciatorio los rostros de los querubines. Y pondrás el propiciatorio encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré. Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre e propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.”

Ya sabemos que no se debe adorar imágenes y que no se debe adorar a Dios a través de imágenes. Los querubines labrados en oro, que eran parte integral del propiciatorio, no estaban allí para ser adorados ni para adorar a Dios por medio de ellos. Estaban allí como un símbolo de la santidad de Dios. Los querubines siempre están asociados con el acto de guardar la santidad de Dios. Así que no existe ni el más mínimo indicio que Dios haya ordenado la construcción de los querubines del propiciatorio para ser adorados o para adorar a Dios a través de ellos.

Fuente: la biblia dice
Leer más...

domingo, 26 de septiembre de 2010

Si Dios es bueno y perfecto, entonces ¿Por que dio estatutos que no eran buenos, segun Ezequiel 20:25?

Para explicar el asunto es necesario leer Ezequiel 20: 21-26 donde dice: Mas los hijos se rebelaron contra mí; no anduvieron en mis estatutos, ni guardaron mis decretos para ponerlos por obra, por los cuales el hombre que los cumpliere vivirá; profanaron mis días de reposo. Dije entonces que derramaría mi ira sobre ellos, para cumplir mi enojo en ellos en el desierto. Mas retraje mi mano a causa de mi nombre, para que no se infamase a la vista de las naciones ante cuyos ojos los había sacado. También les alcé yo mi mano en el desierto, jurando que los esparciría entre las naciones, y que los dispersaría por las tierras porque no pusieron por obra mis decretos, sino que desecharon mis estatutos y profanaron mis días de reposo, y tras los ídolos de sus padres se les fueron los ojos. Por eso yo también les di estatutos que no eran buenos, y decretos por los cuales no podrían vivir. Y los contaminé en sus ofrendas cuando hacían pasar por el fuego a todo primogénito, para desolarlos y hacerles saber que yo soy Jehová.

Dios está confrontando a la nación de Israel con su pecado de desobediencia. Sólo por no dar motivo a las naciones del mundo para que difamen a Jehová y a su pueblo, Jehová no acabó con su pueblo en el desierto, sin embargo, el pueblo jamás se arrepintió de su mal camino y continuaron en desobediencia y siguieron el mal ejemplo de la idolatría que recibieron de sus padres. Jehová por tanto juró que los esparciría entre las naciones. Es a raíz de esto que Jehová dice que dio a su pueblo estatutos que no eran buenos y decretos por los cuales no podrían vivir. Esto puede tener dos explicaciones. Puede ser una referencia a que Jehová se vio obligado a ejecutar el castigo que él mismo estableció en el pacto palestino, lo cual significaba dolor, angustia y muerte para el pueblo, o puede significa que Jehová mismo entregó a su pueblo a vivir en la impiedad, como castigo por su pecado. Una forma de decir: Si tanto desean vivir en pecado, pues yo hago una entrega judicial a vivir en el fango del pecado.

De esto nos habla Romanos 1:24-27 donde dice: Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpo ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

En su estado de ceguera espiritual, el pueblo de Israel se desvió tanto que inclusive pensaban que estaban haciendo bien al sacrificar a sus hijos primogénitos en el fuego. De manera que, amable oyente, Dios es perfecto, santo y puro, cuando en Ezequiel 20:25 se habla de que dio estatutos que no eran buenos, y decretos por los cuales no podrían vivir, se está refiriendo a poner en práctica el castigo que él mismo había establecido de antemano si es que el pueblo desobedecía y también a la entrega judicial a una vida de impiedad, que él mismo efectuó en contra de su pueblo por el reiterado deseo de su pueblo de rebelarse contra él.
Leer más...

sábado, 25 de septiembre de 2010

Nadie puede ver el rostro de Dios y seguir viviendo, pero Jacob vio el rostro de Dios y no murio

Sabemos que las enseñanzas que aquí se publican tienen el propósito de informar e instruir al creyente, el cual servirá de mucha ayuda en tu vida Cristiana con el Señor Jesús, así mismo, servirá de predicas en lugares públicos y debatir en las iglesias, todo con motivo de crecimiento espiritual con nuestro amado y bueno Dios.

Te recuerdo que los estudios bíblicos están basados en el programa radial "La Biblia Dice".

Un amigo oyente nos ha enviado la siguiente consulta: ¿Por qué dice la Biblia en Éxodo 33:20 que nadie puede ver el rostro de Dios y seguir viviendo, si según Génesis 32:30, Jacob vio el rostro de Dios y siguió viviendo?

Gracias por su consulta. Permítame leer el pasaje bíblico que se encuentra en Éxodo 33:18-23, en el cual Jehová concede a Moisés el privilegio de contemplar su gloria. La Biblia dice: El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria. Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente. Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá. Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro.

En este pasaje bíblico notamos que la petición de Moisés de ver a Dios le fue otorgada, aunque no completamente, sino con grandes precauciones. Jehová dijo a Moisés: No podrás ver mi rostro, porque no me verá hombre, y vivirá. Por este motivo, Jehová puso a Moisés en la hendidura de la peña y le cubrió con su mano hasta que haya pasado su gloria. Luego Jehová apartó su mano y Moisés pudo ver las espaldas de Dios, mas no su rostro. Teniendo esto en mente, leamos el pasaje bíblico en Génesis 32:30 para explicar lo que pasó. Para tomar en cuenta el contexto, permítame leer desde el versículo 24 hasta el versículo 30.

La Biblia dice: Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.

Antes de determinar la identidad de la persona con quien luchó Jacob, permítame leer Oseas 12:2-5.
La Biblia dice: Pleito tiene Jehová con Judá para castigar a Jacob conforme a sus caminos; le pagará conforme a sus obras. En el seno materno tomó por el calcañar a su hermano, y con su poder venció al ángel. Venció al ángel, y prevaleció; lloró, y le rogó; en Bet-el le halló, y allí habló con nosotros. Mas Jehová es Dios de los ejércitos; Jehová es su nombre.

Este pasaje bíblico arroja luz sobre la identidad del varón con quien luchó Jacob. Se trata de un ángel, pero no cualquier ángel, sino el Ángel de Jehová, quien no es otro sino el Hijo de Dios en su estado pre-encarnado. En otras palabras, en realidad Jacob no vio a Jehová cara a cara, como él pensaba, sino al Ángel de Jehová, a la persona del Hijo de Dios antes de su encarnación, y por eso no murió a pesar de ver su rostro. Interesante que ya en su estado encarnado, fue el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, quien da a conocer a Dios.

Observe lo que dice Juan 1:18 A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Leer más...

Que se puede decir sobre el velo en las mujeres

La segunda consulta para el programa de hoy nos llega desde Mendoza, Argentina, y dice así: necesito información sobre el tema del velo en la mujer en la iglesia. Mi pregunta es la siguiente: ¿es una practica cultural o mandato divino sólo para aquel entonces?

Gracias por su consulta. El uso del velo en la mujer en la iglesia se inscribe dentro de las enseñanzas de Pablo a la iglesia en Corinto, en cuanto a la cadena de autoridad establecida por Dios dentro de la iglesia local. El pasaje bíblico se encuentra en 1 Corintios 11:2-16 donde dice: Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué.

1Co 11:3 Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.
1Co 11:4 Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza.
1Co 11:5 Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado.
1Co 11:6 Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra.
1Co 11:7 Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.
1Co 11:8 Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón,
1Co 11:9 y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.
1Co 11:10 Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.
1Co 11:11 Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón;
1Co 11:12 porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios.
1Co 11:13 Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza?
1Co 11:14 La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello?
1Co 11:15 Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.
1Co 11:16 Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.

Pablo hace saber a la iglesia en Corinto, que Dios ha establecido una estructura de autoridad en toda iglesia local. Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. Esta cadena o estructura de autoridad en toda iglesia local debe hacerse evidente de alguna forma visible, de alguna manera que todos lo puedan ver, dentro de la iglesia local. La forma de lograr esto es por medio de que todo varón descubra su cabeza cuando ora o profetiza y por contraste, toda mujer cubra su cabeza cuando ora o profetiza. Las razones que da Pablo para adoptar esta práctica tienen que ver en primer lugar por motivos teológicos.

Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. En segundo lugar por motivos del orden de la creación. El varón no debe cubrirse la cabeza pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. En tercer lugar por la presencia de seres angélicos en la reunión de la iglesia local. Por lo cual la mujer debe señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles. Ninguna de estas razones estaba basada en las costumbres sociales del tiempo de Pablo. De manera que el uso del velo por parte de la mujer en la iglesia local trasciende a la cultura, al sitio geográfico y al tiempo. Algunos intérpretes han llegado a la conclusión que el cabello largo de la mujer le ha sido dado por Dios en lugar de velo, basándose en esa parte que dice: a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.

Pero lo que Pablo quiere decir es: así como el cabello representa la cobertura conveniente para la mujer en el terreno natural, así el velo es la cobertura conveniente para la mujer en el terreno espiritual. Esto que he expuesto es mi convicción personal con respecto al velo en la mujer en la iglesia local, la cual es compartida con muchos intérpretes bíblicos, sin embargo, al mismo tiempo, estoy plenamente consciente de que hermanos fieles al Señor y maduros en la fe, han llegado a una conclusión diferente.

Algunos en el sentido que el uso del velo por parte de la mujer en la iglesia local, obedece a la antipatía que Pablo sentía hacia las mujeres en su tiempo o, para otros, simplemente Pablo está refiriéndose a una práctica propia de la iglesia local en Corinto en aquel tiempo, sin ningún ánimo por hacer que esta práctica sea respetada por toda iglesia local en cualquier parte del mundo y en cualquier época de la vida de la iglesia. En todo caso, amigo oyente, el uso o no uso del velo por parte de la mujer en la iglesia local no debe ser jamás un motivo para crear discordia o resentimiento o división en una iglesia local.

En nada aprovecha el que una mujer use velo en la iglesia local, pero rehúse someterse a su esposo, rehúse respetar a su esposo, rehúse amar a su esposo, no se somete a los líderes de la iglesia, siempre está criticándolos, murmurando contra ellos, quejándose de ellos y tantas otras cosas más. El uso del velo por parte de la mujer en la iglesia local no hace que automáticamente la mujer ocupe el lugar que Dios ha diseñado para ella en la iglesia local. Cada iglesia local debería adoptar una postura en cuanto al velo en la mujer y los líderes de esa iglesia local deberían comunicarlo con claridad a la asamblea de manera que todos estén bien informados.
Leer más...

viernes, 24 de septiembre de 2010

Nosotros los Evangelicos decimos que no existe la reina del cielo, pero Jeremías 7:18 habla de ella

Los Evangélicos dicen que no existe la reina del cielo, pero Jeremías 7:18 habla de ella y también Jeremías 44:17. ¿Cómo me explica? ¿Quién es ella?

Gracias por su consulta. Al examinar la Biblia, se encuentra que la expresión “reina del cielo” aparece por cinco ocasiones, únicamente en el libro de Jeremías. Por tanto no se puede afirmar que no existe la reina del cielo, como, según lo que usted dice, han dicho los Evangélicos.


La pregunta sería: ¿Quién es ella? Bueno, no es la virgen María, como piensan algunas personas. ¿Quién es entonces? Para responder, permítame leer el texto en Jeremías 7:17-18. La Biblia dice: ¿No ves lo que éstos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén? Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira.

En este pasaje bíblico, el profeta Jeremías está confrontando a Judá con su pecado de idolatría. Habla de hacer ofrendas a dioses ajenos. La reina del cielo por tanto es un ídolo. La misma idea aparece en Jeremías 44. Hasta donde se sabe, la reina del cielo es la diosa asiro-babilónica de la fertilidad, llamada Istar.
Leer más...

martes, 14 de septiembre de 2010

¿Puede un creyente verdadero llegar a ser poseído de demonios?

Desde Guatemala nos escribe un fiel amigo oyente y nos dice lo siguiente: Sus programas son de bendición para mi vida. Me motivan cada vez más a seguir a Cristo. Tengo una duda y quisiera que me la aclaren. ¿Puede un creyente verdadero llegar a ser poseído de demonios? ¿Puede un creyente verdadero ser objeto de hechizos o maleficios de otras personas? Que Dios les siga bendiciendo en gran manera. Estaré esperando su respuesta.

DL Gracias por su consulta amable oyente. El tema que Usted ha planteado, especialmente en su primera parte, ha sido motivo de mucha polémica entre muchos intérpretes bíblicos. Yo respeto mucho a los que han llegado a la conclusión que un genuino creyente puede llegar a ser poseído de demonios, pero hasta donde yo conozco las Escrituras, he llegado a la conclusión que un genuino creyente no puede llegar a ser poseído de demonios. El razonamiento que me ha llevado a tener esta convicción se fundamenta en la razón y en el testimonio bíblico. En cuanto a la razón, por los que dice la palabra de Dios, todo genuino creyente es templo del Espíritu Santo. 1 Corintios 6:19-20 dice: ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Según este pasaje bíblico, el cuerpo del creyente es templo en el cual reside o mora el Espíritu Santo. Entre muchas cosas maravillosas que esto significa, tenemos que los creyentes no nos pertenecemos a nosotros mismos sino a Dios, quien ha hecho morar al Espíritu Santo en nosotros. Dios pagó un elevado precio para comprarnos. El precio fue la vida de su Hijo unigénito, quien murió en la cruz del Calvario. Por tanto la responsabilidad de todo genuino creyente es glorificar a Dios en su cuerpo y en su espíritu, los cuales pertenecen a Dios. Siendo este el caso, es imposible que un genuino creyente pueda ser poseído de demonios porque simple y llanamente el cuerpo del creyente genuino no puede ser a la vez templo donde mora el Espíritu Santo y templo donde moran los demonios.

La razón me hace desechar el hecho que un genuino creyente pueda ser poseído de demonios. Pero también está el testimonio directo de las Escrituras. Para esto, quisiera leer el texto que se encuentra en 1 Juan 5:18. La Biblia dice: Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

Por el hecho que un genuino creyente pertenece a Dios o es propiedad de Dios goza de la protección de Dios. En estas condiciones, el maligno o el diablo no puede tocar al creyente genuino. De manera que, tanto por la razón como por el testimonio de las Escrituras, es mi convicción que un genuino creyente no puede jamás ser poseído de demonios. Este texto bíblico, en Juan 5:18 nos sirve también para contestar la segunda parte de su consulta. Un genuino creyente es propiedad de Dios y está protegido por Dios. En estas condiciones, el genuino creyente no puede quedar a merced de los brujos que con sus hechizos o encantamientos o maleficios tratan de hacer daño. Los brujos, amable oyente, con todas sus artes mágicas, no son más poderosos que Dios Omnipotente como para poder burlar las defensas que Él ha colocado alrededor del creyente genuino.

Obviamente, Satanás y sus demonios hacen todo lo posible para causar daño a los creyentes, pero no pueden hacer nada, a menos que Dios en su soberanía lo permita, como sucedió en el caso de Job. Además, Dios mismo ha diseñado una armadura espiritual para que el creyente la use y de esa manera pueda resistir al maligno. Efesios 6:13-18 dice: Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;
Así que, los creyentes somos más que vencedores sobre Satanás y sus demonios y debemos vivir la vida mientras estamos en este mundo con la seguridad plena que Satanás y sus demonios ya han sido derrotados por la obra maravillosa de Cristo en la cruz del Calvario.
Leer más...

miércoles, 8 de septiembre de 2010

La Unión hace la Fuerza

En la vida hay proyectos, metas y objetivos que se logran alcanzar de manera independiente, es decir solo con la ayuda de nosotros mismos. Y si bien esto es cierto, no es menos cierto que para poder realizar grandes hazañas a veces se necesita de la ayuda de otras personas. Porque cuando muchas personas se unen con un fin determinado, pueden lograr mucho.

Grandes causas que se han logrado concretar deben su éxito no a una sola persona, sino a muchas personas que entendieron que se necesitaban las unas a las otras para lograr éxito. Es tan importante la unidad que las mismas organizaciones y empresas se han dado cuenta lo importante de fomentar el trabajo en equipo. Eso hace que impulsen las actividades en grupo y que inviertan recursos humanos y económicos inculcándoles a sus trabajadores la importancia de mantenerse unidos para lograr alcanzar la misión y sus objetivos.

¿Andarán dos juntos si no estuviesen de acuerdo? Definitivamente no se logrará mucho cuando las personas andan en desacuerdo. Es lógico que todos pensemos de maneras diferentes, pero tenemos que encontrar esas cosas que nos concilian y nos hacen trabajar para alcanzar un mismo fin.

Esto me lleva también a formularme y formularte unas preguntas: ¿a quién te has unido para lograr el fin que deseas? ¿Acaso estás con las personas correctas? ¿Esas personas te acercan a tu ideal o te separan de lograr tu sueño? Porque si no estás con las personas correctas, ellas solo te debilitaran, te alejaran de esos proyectos que anhelas concretar.

Pero más aún, te invito a reflexionar sobre un factor demasiado importante, ¿está Dios adherido a tu vida? ¿Cuentas con su ayuda? ¿Él forma parte de tu agenda y de tus sueños? ¿Le has pedido su ayuda y lo has dejado penetrar e intervenir para que no luches por tus sueños solo? ¿Sabes por qué te pregunto esto? Porque si cuentas con la ayuda de Dios, entonces tienes mucho terreno adelantado y ganado. Su unión contigo hará la diferencia, te dará fuerzas para continuar aún en momentos difíciles. Si tienes un vínculo estrecho con él, lograrás ver su mano haciendo maravillas en tu vida y en la de las personas que te rodean. Él multiplicará tus fuerzas aún cuando te sientas cansado.

Con Dios en tu equipo de seguro obtendrás grandes victorias, su unión contigo te dará más fortaleza.
Leer más...

viernes, 3 de septiembre de 2010

El Microchip-666 La Marca de la Béstia



La Marca De La Bestia Ap.13:16-17

Ap.13:16-18
"Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;"
17- "y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre."
¿Hay dudas de que Cristo viene?

Fuente: http://www.cristoestaalaspuertas.com/2010/08/videoel-microchip-666-la-marca-de-la.html
Leer más...