lunes, 27 de diciembre de 2010

!Bye, 2010...Hello, 2011!

Éste es el inicio de una nueva década con días, meses y años donde seremos sorprendidos por Dios de una manera especial. Sé que tú, que me lees en este día, experimentaste la mejor Noche Buena de la historia. Sí, fue una Navidad llena de gozo, llena del amor de Dios y, sobre todo, al lado de los seres que más amamos… NUESTRA FAMILIA.

Esta vez hicimos algo distinto en casa. A mi hermana Alisson se le ocurrió que como el cumpleaños es de Jesús, es a Él a quién teníamos que darle un regalo, ¿y qué mejor que hacerle una promesa o una decisión, algo que determinemos cumplirle? Yo lo he llamado “decisión para los años que se nos vienen”.

Te animo a hacerlo pues no hay nada mejor que empezar el año tomando decisiones inquebrantables. Job lo hizo y prosperó en todo. Estoy plenamente convencida que todo ser humano tiene sueños, metas o planes por alcanzar… y creo que tú no eres la excepción porque también tú quieres ver la mano de Dios en todos tus caminos.

Hoy quiero regalarte un consejo: “toma decisiones que afecten tu vida para ser mejor en todo. Comprométete con algo, determínate a hacerlo y en lo que decidas, estoy segura, serás prosperado”.

Job 22:28 NTV “Prosperarás en todo lo que decidas hacer y la luz brillará delante de ti en el camino”.

Esta promesa está esperando por ti y pase lo que pase, tú ya decidiste… ¿Tienes dudas porque muchas veces hiciste promesas silenciosas a Dios que nunca cumpliste? yo también le dije muchas veces que iba a cambiar y no lo hice… pero ¿sabes? Dios nos cree y Él hace nuevas todas las cosas. Para Él, un nuevo día que inicia Dios nos deposita 86400 segundo para gastarlos como nosotros queramos, esto es un borrón y cuenta nueva. ¡Disfrútalo a plenitud, invierte tu tiempo en tomar buenas decisiones y te aseguro que brillarás mucho! Serás la estrella del 2011.

Puedes prometer renunciar a todo lo que Él no aprueba, renunciar a aquello que sabes que está mal, hay muchas cosas que debemos dejar en este 2010 y no permitirles pasar al 2011 ¡Ja, dímelo a mí! Perdí la cuenta de infinidad de veces que le dije: “Prometo Dios buscarte más y hacer tu voluntad”. Lo hacía por un tiempo y luego otra vez el sueño me vencía… Hasta que dije: “NO MÁS, HOY DECIDO AMARTE MÁS A TI QUE A MI SUEÑO, A DEJAR ESE PROFUNDO ADORMECIMIENTO QUE NO ME PERMITE ABRIR MIS OJITOS LINDOS, ESO QUE ME HACE ESTAR ACURRUCADA EN LOS BRAZOS DE MI ALMOHADA Y LEVANTARME A ORAR POR MIS ANHELOS”.

No te imaginas qué grandes resultados obtuve, el letargo desapareció y oré por los anhelos que actualmente tengo: “Una relación con la persona más especial y buena que existe… JESÚS”. No hay día que no converse con El y que no salga de su presencia RENOVADA.

Tú también puedes decirle a Dios: “Estoy cansado de vivir esta doble vida, quiero renunciar a todo lo que no te agrada, decidirme por el camino de tu Luz. Por favor, Dios mío, necesito de tu ayuda pues solo no puedo. Hazme valiente cada día, quiero ser una persona con determinaciones firmes. Dame las fuerzas que necesito para resistir, pongo una vez más mi vida en tus manos. En el nombre de Jesús. Amén y amén”.

Dios es un Dios de nuevas oportunidades, quizá fracasaste en algo en este 2010 que se va, pero ¿quién no? El punto no es si te equivocaste o no, o cuántas veces lo hiciste… Es hora de levantarte y volver a empezar. Así como Ralph Macchio, el de “Karate Kid” (las versiones originales) o como Jean-Claude Vam Damme, el de “Retroceder nunca, rendirse jamás”. Has la grulla o lo que tengas que hacer y échale tierra a tus fracasos, golpea tu orgullo, que todo lo viejo se quede en este 2010; es más si quieres los escribes en un papel y los quemas el 31 de diciembre a las doce… pero este 2011, recíbelo como un milagro de parte de Dios pues son 365 días de oportunidades únicas. Aunque suene a publicidad de Ripley, esas oportunidades, no las volverás a tener; así que has que cada día cuente, haz que cada día valga la pena.

Y por último, “Pon todo lo que hagas en manos del Señor y tus planes tendrán éxito” Proverbios 16:3NTV

Hago una oración por ti este día y te deseo un Feliz 2011 lleno de oportunidades, de puertas abiertas, de sueños cumplidos, y de los anhelos más íntimos de tu corazón... cumplidos. Que donde vayas dejes una huella imborrable del amor de Dios y que tus sueños inspiren a otros. Ah, y que también tu corazón rebose de alegría. Que seas muy bendecido… más de lo que te imaginas.