miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿Es el Cementerio o la sepultura el Infierno?

Como bien lo sabemos, este es otro estudio de la Biblia Dice, un programa radial de bendición. en esta oportunidad le traigo este pasaje muy bueno.

Pregunta:
A través del correo electrónico se ha comunicado con nosotros un amigo oyente para hacernos algunas consultas. La primera dice así: Los testigos de Jehová dicen que el cementerio o la sepultura es el infierno. ¿Es verdad?

Respuesta:
Aprecio mucho su consulta, amable oyente. Su inquietud tiene que ver con la creencia de los testigos de Jehová en cuanto al destino de los malos. Los testigos de Jehová niegan la existencia del infierno como lugar de castigo eterno para los impíos. Dicen que la doctrina de un infierno en llamas donde los impíos son torturados eternamente después de su muerte no puede ser verdad por cuatro razones principales. Primero, porque carece por completo de apoyo bíblico; segundo, porque no es razonable; tercero, porque es contrario al amor de Dios; y cuarto, porque repugna a la justicia. Pero nada de esto es verdad. Note lo que dice, por ejemplo, 2 Tesalonicenses 1:6-10 Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan,
2Th 1:7 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,
2Th 1:8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;
2Th 1:9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,
2Th 1:10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

Allí lo tiene amable oyente. El pasaje bíblico habla de llama de fuego para dar retribución a los que no conocieron a Dios, los cuales sufrirá pena de eterna perdición. ¿Qué es esto sino el infierno? Por otro lado, el castigo eterno en el infierno es razonable cuando se lo mira a la luz de la recompensa de vida eterna para los que somos salvos. Si aceptamos que existe vida eterna, es razonable que exista también condenación eterna. Más aún, en Mateo 25:46 se habla tanto del castigo eterno como de la vida eterna. Dice así: E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

El castigo eterno dura tanto como la vida eterna. Finalmente la doctrina del castigo eterno no es contraria al amor y a la justicia de Dios como aseguran los testigos de Jehová porque Jesucristo llevó los pecados del mundo sobre sí mismo y ofrece vida eterna a todos los que quieran recibir este don gratuito de Dios. Los que rechacen su ofrecimiento tendrá que sufrir el castigo debido por sus propios pecados. Así que, amable oyente, ¿A quién va a creer?

A lo que dice Dios en su palabra o a lo que dicen los testigos de Jehová. Ahora bien, como consecuencia lógica de esta falsa doctrina de los testigos de Jehová que niega la existencia del infierno, los testigos de Jehová se ven obligados a aceptar otra falsa doctrina, según la cual, cuando muere un impío, simplemente deja de existir en el sentido de ser aniquilado.

La existencia de los impíos termina cuando los impíos son sepultados. De esta manera, los testigos de Jehová ignoran voluntariamente la historia del rico y Lázaro relatada por el Señor Jesucristo, según la cual, cuando el rico murió sin haber sido perdonado de sus pecados, inmediatamente se encontró en un lugar de tormento en fuego. Esto es muy diferente a la aniquilación como sostienen los testigos de Jehová.