martes, 20 de julio de 2010

El Camino sin Regreso del Suicidio

Tu vida es muy valiosa pues es un regalo de Dios, ¿Porqué deseas terminar con ella? Sé que las desilusiones, conflictos, y problemas te agobian.Que lágrimas, enojos y desvelos hieren tu triste corazón.Pero acabar con tu vida no es la solución.
El suicidio solo lleva a un problema mayor, la muerte espiritual. Una vez tomada esa decisión no hay vuelta atrás. El suicidio es un camino sin regreso al mismo infierno. La Biblia establece que los que se suicidan van directo a la perdición eterna.

Ap.21:7-8
7-  El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

8-  Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.
Piensa lo que esa terrible tragedia traería a tus seres queridos. Tendrá una fuerte repercusión en todos ellos. Ninguna situación por terrible que sea justifica ese acto.Esos pensamientos son obras de Satanás, el enemigo de las almas.


¡Hay una esperanza!

Jesús, el Hijo de Dios, puede ayudarte en tu aflicción. Él conoce nuestra condición y entiende nuestros sufrimientos. Él ha prometido que en su presencia nos hará descansar.


Mt.11: 28-30
28- Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

29- Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

30- porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
Tu puedes seguir hacia adelante con la ayuda de Dios. No te rindas, las cosas que no entiendas hoy, las entenderás después. Ningún problema es eterno y Dios es mayor que todos.

Recuerda que la vida es una expresión de amor del Creador, enfócate en las cosas positivas. Todo no se ha acabado.
Tu vida vale la sangre de Cristo, recibe hoy su perdón y tendrás la vida eterna.


Repite esta oración si has pensado quitarte la vida:
Señor Jesús líbrame de estos pensamientos, perdona mis pecados, y ven a morar en mi alma. Escribe mi nombre en el Libro de la vida y lléname de tu Espíritu Santo. No permitas que vuelva atrás.

Ahora que ya has hecho esta oración, asiste a una iglesia donde se enseñe la Palabra de Dios genuinamente.Vive completamente para Dios y nunca dejes de orar ni de leer las Sagradas Escrituras (la biblia). Manteniendo una vida firme en el Señor no le darás lugar al diablo para que tome ventaja con sus maquinaciones, Cristo lo ha vencido.

¡Dios te bendiga!

Autor: Angel Luis González
Blog: cristoestaalaspuertas.blogspot.com